Isla de Reunión

Qué ver en Saint-Denis, Isla Reunión, en un día

Saint-Denis

Nuestro viaje a Isla Reunión se puede considerar como la historia de un viaje inesperado, y por lo tanto nada planificado, donde el primer pie lo pusimos en Saint-Denis.

Volamos desde Madagascar, y es que después de siete días viajando, metidos prácticamente todo el tiempo en diferentes taxi-brousse, para llegar a lugares increíbles como el Grand Tsingy o la Avenida de los Baobabs, decidimos buscar un lugar cercano, donde disfrutar más de los lugares y pasar menos tiempo metidos en un medio de transporte.

Así pues, gracias a un billete de avión a un precio bastante asequible, la balanza se inclinó hacia la Isla de Reunión Teníamos bastantes referencias sobre esta isla, sabíamos qué podíamos ver, qué se podía hacer. Y la primera parada fue en su aeropuerto principal, Roland Garros, localizado en la capital de la isla, Saint Denis.

Saint-Denis

Esta es la capital de una isla que es territorio francés, denominado como territorio de ultramar. Fué fundada en el siglo XVII y hasta unos años más tarde no se convirtió en capital de la isla.

Tiene una curiosa orografía, pues se expande desde la misma línea del litoral, subiendo por las montañas que rápidamente se elevan. Y es que la Isla de Reunión es muy montañosa, consta de tres circos, Salazie, Cilaos y Mafate, así como de un volcán activo el Piton de la Fournaise.

Saint-Denis es una ciudad muy tranquila y digamos que pequeña, a penas supera los 150 mil habitantes. Llama la atención la mezcla que existe, esa coexistencia tranquila y pacífica. Viven los criollos, los habitantes originarios de color negro, hindúes y descendientes de árabes. Pero ahí no queda todo, Madagascar está justo al lado, y son muchos los malgaches que han decidido emigrar hasta territorio francés en el Índico. No hay que olvidar que Madagascar también fue colonia francesa.

Saint-Denis

Esta mezcla familiar tan común crea imágenes curiosas para quienes no estamos tan acostumbrados. Una abuela de color con una nieta blanca prístina, y al revés. Es curioso y alegre ver que en algunos sitios el racismo es más que marginal.

Qué ver en Saint-Denis

Como he comentado más arriba, Saint-Denis es territorio francés, una colonia en el Índico, y la influencia de su arquitectura es más que evidente.

Rue Marechal Leclerc

Es una calle realmente larga, y su mejor tramo se encuentra en el centro de la ciudad, ya que es peatonal. Además, llega hasta otros barrios de la ciudad como Sainte-Clotilde Le Butor.

En su tramo más céntrico, se puede decir que es la calle más comercial de toda la ciudad, y por ende, de todo Saint-Denis, así que si necesitas hacer algunas compras, no es mal lugar.

Saint-Denis

Pero además hay lugares de interés que se pueden visitar como es la Gran Mezquita de Saint-Denis. Esa mezcla de culturas tan evidente en el Índico, también se puede ver aquí, ya lo vimos en Stone Town, Zanzíbar.

Saint-Denis

Es en esta misma calle, pero en dirección hacia Sainte-Clotilde, donde se puede ver un templo hindú de tamaño considerable. Me recordó a un templo hindú que vimos en Negombo, Sri Lanka y a otro, también muy similar en el barrio hindú de Singapur.

Saint-Denis

Para acceder al templo hay varias normas de obligado cumplimiento, no está permitida la entrada a turistas cuando hay algún tipo de ceremonia. Tampoco se puede acceder con calzado, así pues te tocará descalzarte. Y por último, está prohibido tomar fotografías dentro del recinto, pero es un lugar que se merece una visita.

Rue de Paris

Esta es sin duda la calle más glamurosa de la ciudad. Llena de palacios restaurados, casas coloniales increíbles. La oficina de turismo se encuentra en una de estas casas criollas, que conforman un paseo que te lleva siglos atrás.

Saint-Denis

Además, en general, estas mansiones, se encuentran en un muy buen estado de conservación.

También se puede visitar en esta calle el Museo dedicado al poeta Leon Dierx, nacido en Reunión, pero muy joven se trasladó a París. Como curiosidad sobre este poeta parnasiano, llegó a tener una muy estrecha amistad con el poeta Guy de Maupassant, y hay una novela, Regret, que le fue dedicada.

Saint-Denis

Saint-Denis

La rue de Paris nos lleva directos a un pequeño remanso de paz, en esta ciudad tranquila, Los Jardines del Estado, o como se conocen en francés, Le Jardin de L´Etat.

Le Jardin de L´Etat

Son unos pequeños jardines de estilo francés. Se puede entrar gratis y disfrutar de la tranquilidad. Ver una variada cantidad de árboles diferentes, aves que no has visto antes y un espacio que te invita a quedarte, a pasearlo o a sentarte. Sin duda, ya que Saint-Denis es una ciudad para pasear, es un buen lugar para hacer un pequeño descanso.

Saint-Denis

Saint-Denis

La rue de la Victoire

Esta calle comienza cuando a la rue de Paris la corta la rue Marechal Leclerc. Como puedes ver, Saint-Denis no es grande.

Saint-Denis

Se puede decir de esta calle, que es donde vive el poder. Y digo esto, porque aquí se encuentran los edificios del ayuntamiento de la ciudad, la Catedral de San Dionisio y el Consejo General.

Saint-Denis

Saint-Denis

Termina en el mar, pero justo antes se encuentra la estatua dedicada a Roland Garros. Ahora viene la pregunta ¿Sabes quién es Roland Garros? Desde luego importante tiene que ser si lleva el nombre del aeropuerto de la ciudad, y además da nombre a uno de los torneos de tenis más importantes del mundo. Pues bien, veamos quién es este personaje.

Quién es Roland Garros

Roland Garros fue un pionero de la aviación nacido en Saint-Denis, de ahí que dé el nombre al aeropuerto que sirve a la ciudad. Pero además fue inventor, resulta, que como piloto de aviación que era, combatió en la I Guerra Mundial, e inventó un sistema que permitía disparar ametralladoras a través de la hélice delantera del avión.

Saint-Denis

Además era un apasionado del tenis, aunque nunca pasó de ser tenista amateur, de ahí, que debido a su servicio como aviador militar y su fama, hicieron que se le concediera su nombre al prestigioso torneo francés de tenis.

Paseo Marítimo

Como ciudad de mar, Saint-Denis cuenta con un paseo marítimo, desde el que disfrutar de unas vistas del mar, que con mucha suerte, te pueden regalar ver ballenas saltando.

Saint-Denis

No es ninguna broma. Tanto por la Isla de Reunión como Madagascar, las ballenas jorobadas son avistadas entre los meses de Junio a mediados de Octubre. Estas emigran a zonas de aguas más cálidas para tener sus cachalotes, y cuando se han alimentado lo suficiente, teniendo un tamaño importante, vuelven a las frías aguas del sur.

Le Grand Marché

Traducido al castellano como el Gran Mercado, está básicamente dedicado a artesanía de Madagascar, siendo los puestos de ciudadanos de origen malgache.

Además hay pequeños restaurantes donde se puede degustar la gastronomía del país vecino.

Saint-Denis

Si ya merece la pena una visita a su interior, lo que no te va a dejar indiferente es su exterior, pues está diseñado como los mercados o plazas de abastos centro europeos, de hecho, a escala mucho menor, se parece al Mercado Central de Budapest en su estructura interior.

¿Dónde comer en Saint-Denis?

Nos recomendaron un lugar donde degustar la gastronomía criolla, y desde luego que no nos decepcionó. Al entrar nos pareció un lugar algo glamuroso, y es que está decorado con un gusto un tanto recargado.

La comida resultó estar deliciosa, comimos comida criolla, que constaba de lo siguiente;
Una cazuela enorme de arroz blanco, una cazuela con alubias rojas en una salsa deliciosa, y una tercera cazuela con, en nuestro caso una con salchichas al estilo criollo y otra con pollo al estilo criollo. Al final no resultó ser un sitio caro, tampoco barato, pero sí asequible para cualquier bolsillo.

El restaurante en cuestión es Le Reflet des Iles, y se encuentra en la Rue Issop Ravate 27, totalmente recomendable.

Alojamiento en Saint-Denis

Nuestro alojamiento en Saint-Denis se encontraba a tan sólo quince minutos andando al centro de la ciudad, caminando por la rue Marechal Leclecr.

Al final nos decantamos por un apartamento que encontramos a través de la plataforma Airbnb. Era pequeño, poco más de 35 metros cuadrados, pero perfecto, con vistas a la montaña. Al amanecer se podía contemplar cómo la montaña iba cobrando vida.

Saint-Denis

Además disponía de conexión a internet wi-fi, electrodomésticos, en nuestro caso veníamos de Madagascar y necesitábamos poner una lavadora.

El apartamento está situado en la calle rue Jean Cocteau, y muy cerca, a tan sólo dos minutos andando hay un enorme supermercado E. Leclerc donde vas a encontrar todo lo que necesites.

Totalmente recomendable.

Puedes ver la disponibilidad de habitaciones en el siguiente enlace, Apartamento en Saint-Denis.

Si aún no tienes usuario de Airbnb, y te registras a través de Pasaporte Para Viajar, conseguirás 30 euros de crédito de viaje con Airbnb.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies