Madagascar

Un día en Antsirabe, ¿Qué hacer?

Antsirabe

Antsirabe representa el lugar donde parar para decidir dónde ir si aún no lo tienes claro, después de aterrizar en la caótica y hiper contaminada capital de Madagascar, Antananarivo.

Así pues, que desde Tana (Antananarivo), nos dirigimos allí para ver si íbamos hacia el sur con objetivo final en Anakao, pasando por los diferentes parques nacionales y visitándolos, o nos íbamos hacia Morondava, cuyo destino era el Grand Tsingy y la Avenida de los Baobabs.

Antsirabe también es el lugar donde más barato sale reservar el viaje hasta Bekopaka, inicio del trekking al Grand Tsingy.

Contratar un trekking al Grand Tsingy desde Antsirabe

Llegar hasta el Grand Tsingy por tu cuenta puede ser un infierno de días dentro de un taxi-brousse.
Es una opción, pero prepárate para pasar varios días hasta llegar. Y si decides ir por tu cuenta hasta Morondava y allí reservar para ir al Tsingy, prepara la cartera, pues es carísimo con respecto a Antsirabe.

Ya que tienes que ir desde Antsirabe hasta Morondava, y desde ahí hasta Bekopaka.

Nosotros fuimos hasta casi Morondava en taxi-brousse y debido a inconvenientes que siempre pueden surgir en el transporte de este país, tardamos casi 24 horas en llegar a Morondava, donde nos esperaba el 4×4. Y desde allí hasta Bekopaka otras ocho horas largas.

Después de pasear por esta tranquila ciudad, nada que ver con el caos reinante en Antananarivo y su polución. Encontramos una agencia de viajes local donde pudimos contratar lo que buscábamos a un precio ajustado. Básicamente pagamos los que nos habían contado antes del viaje unos amigos que habían estado por allí, lo que habíamos leído en internet y las referencias que teníamos.

Antsirabe

El viaje incluía el traslado desde Antsirabe hasta Morondava en taxi-brousse y desde allí, 4×4 hasta Bekopaka, atravesando el río Tsiribihima en unas curiosas embarcaciones. La razón de llevar un 4×4 es que el camino desde Mohabo, donde empiezan a verse los primeros baobabs es de tierra y un taxi-brousse no es la mejor opción. En el precio también estaba incluido el trayecto de vuelta hasta Antsirabe.

Además incluía dos noches en Morondava, dos noches en Bekopaka, los desayunos, la entrada al Parque Nacional Grand Tsingy Bemaraha y el guía local, además de un guía que nos acompañaría todo el rato, Nagibo. Un chico muy majo que además tenía un nivel de inglés bastante aceptable. Tengo que decir que estuvo en cada momento pendiente de nosotros, y que más que un guía fue una muy buena compañía durante los cinco días que duró la aventura.

Si vas a ir a Antsirabe en busca de una agencia local para contratar excursiones o lo que sea, aquí te dejo la información sobre este lugar. Muy fácil de encontrar, al lado de la catedral.

Madagascar Tropic Voyage, la cuenta de email es info@madagascar-tropic-voyage.com y su web www.madagascar-tropic-voyage.com

Creo que es mejor echar un vistazo a la web, pero para contratarlo e intentar sacar un mejor precio se puede hacer allí directamente. Además, no hay problemas por que lo contrates el día antes por la tarde, como lo hicimos nosotros.

La verdad que todo fue rápido y sencillo

Qué ver en Antsirabe

La verdad que el centro es pequeño, y más que cosas que ver, que alguna sí hay, lo que merece la pena es darse una vuelta. El lugar es muy tranquilo, si acaso los pousse pousse te preguntaran si te pueden llevar a algún sitio, pero sin agobiar.

Antsirabe

El alojamiento que decidimos coger era el Chez Billy, fue una recomendación de la persona responsable del alojamiento en Antananarivo, y la verdad que estuvo muy bien. Además es famoso en la ciudad por ser el punto de encuentro de muchos viajeros viajan que van por su cuenta. Así que si quieres que te cuenten experiencias y te den ideas otros viajeros, este es el lugar.

Antsirabe

Aquí hago una aclaración, muchos de los que se alojan son franceses y alemanes. En el primer caso, el inglés no lo suelen tener muy controlado, en el segundo caso sí.

Además este alojamiento se encuentra en pleno centro de la ciudad, de modo que salir de él, y ya estás, cámara en mano, listo para descubrir cómo son las ciudades, su ritmo y su gente en Madagascar.

Antsirabe

Antsirabe

Antsirabe

Por su pasado colonial, en Antsirabe aún quedan vestigios de esa época en forma de iglesias, catedrales y edificios con un toque muy particular. La mejor manera de ir descubriendo la ciudad es lanzarse a ella y pasear sus calles.

Restaurante Pousse Pousse

Un lugar que nos encontramos fue el Restaurante Pousse Pousse, es curioso ya que las mesas son pousse pousse restaurados.

Pousse Pousse

Pousse Pousse

No es un lugar local, no te vas a encontrar a malgaches, si no más bien turistas, pero tiene un muy buen precio donde degustar la comida local junto con una THB, cerveza por excelencia en Madagascar (Three Horses Beer).

Alojamiento en Antsirabe

Como comenté más arriba, el alojamiento en el que nos quedamos es el Chez Billy. Su dueño es un risueño malgache que se reconvirtió de guía a hostelero.

El lugar es bastante básico, pero cómodo. Tiene en la parte de arriba una terraza desde donde ver la ciudad y disfrutar de la compañía de otros viajeros.

Chez Billy

Además, la comida que ofrece es muy variada, sobre todo comida malgache, y los desayunos son muy abundantes.

Y sin duda una de las mejores cosas, es su ubicación, en pleno centro, y muy cerca de un super mercado, donde comprar comida, agua, etc, por si te lo quieres montar por tu cuenta.

En cualquier caso, existen más lugares donde hospedarse, en el siguiente enlace puedes ver otras opciones, Alojamiento en Antsirabe.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies