Irlanda

Qué ver en Dublín, los mejores lugares

Qué ver en Dublín

Dublín es una ciudad a la que tengo especial cariño, y esto se debe a mis casi dos años de vida en ella. En todo ese tiempo me dio tiempo a conocer bien a fondo la ciudad, no sólo los lugares más habituales, aquellos que aparecen en todas las guías, si no también otros lugares. Sitios del día a día, que pasan desapercibidos para los turistas, pero que están ahí. Lugares que hay que ver en Dublín.

Pequeños restaurantes fuera del circuito turístico, pero realmente buenos, mucho mejores.

Así pues, a continuación voy a hacer un resumen de los lugares menos conocidos, junto con restaurantes y bares, como los lugares más habituales. Estos últimos los dejo para el final.

Qué ver en Dublín

Jardines de Fitzwilliam Square

Jardines urbanos son los que se encuentran en Fitzwilliam Square. Estos no llegan a ser tan espectaculares como Iveagh Garden (fonéticamente se pronuncia Aibi Garden), pero tienen el encanto del entorno, edificios victorianos, algunos revestidos de madre selvas, con hojas que combinan desde el naranja hasta el verde más brillante.

Casas Dublín

De este conjunto paisajístico urbano, quizás los más conocidos son los jardines de Merrion Square. Los más grandes de estos tres, y el más grande de los jardines urbanos de Dublín es St Stephen Green.

Merrion Square está más concurrido, pero no es la locura de gente en que se ha convertido St Stephen Green.

Jardines de Iveagh Garden

Uno de mis lugares favoritos es el Iveagh Garden, unos jardines poco frecuentados, que combinan el estilo francés con el inglés. Un remanso de paz de una pequeña cascada, una zona que quiere parecerse a un bosque, estatuas mitológicas griegas. Un pequeño campo que hace las veces de campo de rugby, de fútbol, o el lugar donde los perros pueden correr. Tiene tres entrtadas, Clonmel Street, junto a Harcourt St, Hatch Upper St y las traseras del National Concert Hall.

Iveagh Gardens

Durante el mes de Julio se convierte en un lugar donde hay exposiciones, ferias y conciertos al aire libre.

Río Liffy

Capel Street

Ya que hablamos del norte de la ciudad, hay una calle, especialmente rica en restaurantes y tiendas, se llama Capel Street. Podemos encontrar restaurantes casi a cada paso, mayoritariamente asiáticos, pero hay dos, un coreano y un japonés que se llevan la palma. El coreano, Arishu Shusi, tiene una barbacoa tradicional coreana muy barata, buffet libre, un shushi increíble.

Por otro lado el japonés, Mushashi compite en calidad, ganando, con el resto de los japoneses de la ciudad.

Además, en esta calle hay dos pubs que van más allá de las pintas de cerveza que se puedan encontrar en otros pubs de la ciudad, The Black Sheep y y el Beerhouse. Tienen decenas de cervezas artesanales, realmente deliciosas.

South Great George Street

Cuando alguien llega a Dublín, y le apetece tomar una Guinness, no lo duda, Temple Bar es el lugar, pero hay vida más allá de Temple Bar. El inicio de esa nueva vida llena de cerveza, fiesta y nocturnidad es South Great George Street, una calle llena en los dos lados de decenas de locales de fiesta y restaurantes de todas las nacionalidades. Al poco de iniciar la andadura por esta calle, a mano izquierda se encuentra Exchequer St, merece la pena perderse por Drury Street y por William St. Esta última se está llenando de terrazas, buen lugar para echar el café por la tarde con un muffin u otro delicioso postre.

Candem Street

Si nos dejamos llevar por la mencionada South Great George Street, llegaremos a Aungier St, calle que sigue llena de bares, pero si queremos llegar a lo que se pudiera llamar el corazón de la fiesta nocturna de Dublín, alejada de lo típico y de Temple Bar, tenemos que seguir andando hasta llegar a Candem Street. Sí, exacto, tiene el mismo nombre que el barrio londinense, y en ciertas partes de la calle puedes pensar que te encuentras en Londres, o quizás en Berlín… Uno de los bares más populares es el Bernard Shaw, con un patio interior donde encontrarás un autobús de dos plantas reconvertido en pizzería.

Y tan sólo a unos metros de este pub, se encuentra el Ausie BBQ, las mejores alitas de pollo de la ciudad están en este restaurante australiano. También podrás probar carne de cocodrilo y canguro, sabor no muy diferente al pollo.

En Candem hay decenas de pubs, muchos de ellos con música en directo.

Portobello

Y cuando termina Candem, empieza otro mundo, el mundo de Portobello, junto a un pequeño canal que comunica hacia la izquierda con el Grand Canal Dock.

Portobello está de moda, hay pequeños pubs que sirven comida más elaborada. Hay pubs donde disfrutar de una pinta es disfrutar bebiendo en el canal. Un lugar muy dublinés, perfecto para salir a correr, respirar el frescor que proviene del canal. Además, gran parte de este área es carril bici, por lo que a penas hay tráfico.

Rathmines

Pero si queremos descubrir más de este Dublín hecho para sus habitantes y no para los turistas, nos podemos adentrar en Rathmines, por la calle del mismo nombre. En esta calle hay comercios de todo tipo, y ahí se que se respira otro Dublín.

Llegados a este punto sería interesante compartir con quienes visiten Dublín, que es una ciudad, digamos partida en dos. Está partida entre el norte y el sur, y la frontera entre estas dos ciudades es el río Liffey.

Históricamente, y por desgracia actualmente, el sur siempre fue la zona rica, aquella zona donde habitaban los ingleses, y la zona norte era la zona pobre, ocupada por obreros y otros habitantes. Hoy en día podemos observar esa diferencia si paseamos por Rathmines, y luego vamos al norte por Parnell Street, por ejemplo.

Cementerio Glanesvin

Más al norte de la ciudad, se encuentra uno de los lugares más singulares de la ciudad, el cementerio de Glanesvin. Un enorme museo te da la bienvenida. Es museo por que en este cementerio católico descansan algunos ilustres irlandeses.

Los jardines botánicos se encuentran en un precioso edificio de cristal.

Se puede ir a pasar la mañana con un bocadillo, porque más allá del cementerio que en sí es precioso, está el jardín botánico y un parque enorme. Hay tours para hacer la visita, pero también la podemos hacer por nuestra cuenta.

Temple Bar

Temple Bar el centro de Dublín

Temple Bar debe su nombre a Sir William Temple, un hombre que adquirió los terrenos donde pretendía asentar diferentes industrias, pero nunca salieron sus planes adelante y finalmente se convirtió en lo que es actualmente.

Conviene remarcar que esa zona ha estado en perpetuo declive hasta el año 1991 cuando Dublín fue Capital Europea de la Cultura. Que nadie se imagine que antes era lo que es hoy. Pero ¿y qué es hoy? Hoy es el lugar donde se concentran mayor número de turistas por metro cuadrado. El lugar donde tomarse una pinta te puede costar hasta 7 euros, cuando el precio en el resto de la ciudad ronda entre los 4 y los 5 euros. Hay gran cantidad de hoteles, hostels, pubs, restaurantes y tiendas más modernas. También cuenta con un Tesco (supermercado) donde hacer compras.

Temple Bar

Al sur del barrio está el río Liffy y al norte Dame Street. Una calle con numerosos restaurantes, un teatro donde hay conciertos casi todos los días de la semana, The Olympia Theatre. Hacia arriba la catedral de Christchurch y hacia abajo la archifamosa universidad, The Trinity College. Los sábados hasta las 5 de la tarde hay un mercado de comida muy interesante, merece mucho la pena pasarse y degustar algún plato, o quizás un brownie, es el Meeting House Square.

Pasear y perderse por las calles de este barrio es necesario, Temple Bar siempre es una fiesta.

Trinity College

Trinity College

Dijimos que si bajamos Dame Street llegamos a la universidad Trinity College. Se puede entrar en los jardines, realmente bonitos y bien cuidados, se puede pasear, es gratis, y el recinto es bastante grande.

Está lleno de residencias de estudiantes, que por la arquitectura victoriana, el entorno y el clima, bien parece que estuviéramos sumergiéndonos en el mundo de Harry Poter.

Trinity College

Desde luego un lugar imprescindible dentro del Trinity es la biblioteca, es increíble, un lugar espectacular, cuenta con el libro de Kells, considerado como el libro principal de cristianismo celta. También está el arpa Brian Boru, el más antiguo que se conserva de Irlanda, data del siglo XI. Este arpa es la imagen del país, se puede ver desde en las monedas, la cerveza, las colas de los aviones, casi en cada rincón del país.

Biblioteca Trinity College

O’Connell Street

Uno de los elementos que se ven desde casi toda la ciudad es el Spire, un curioso pincho de un material metálico de bastantes metros de altura, nada menos que 120 metros de altura. La historia de este monumento, por llamarlo de alguna manera, es cuanto menos curiosa. Este Spire está situado en la calle O´Connell, y esta calle se llama así debido al líder nacionalista de principios del año XIX, se puede ver al principio de la calle un monumento a este personaje histórico.

Spire Dublín

Volviendo al Spire, este se construyó a principios del siglo XXI, 2003, y no estuvo exento de polémica, puesto que vino con bastante retraso, se suponía que debería haber estado listo en el año 2000. Cuando estaban montándolo se dieron cuenta que era un pararrayos perfecto, de modo que tuvieron que hacer modificaciones, incrementando el presupuesto, ¿os suena? Y por último, una vez montando, se dieron cuenta que era el objetivo perfecto de los graffiteros, de modo que añadieron una imprimación especial en la base que hace imposible cualquier pintada.

Grafton Street y St. Stephen Green

En busca de Molly Malone, es una de las tareas de muchos visitantes de la ciudad. Antes se encontraba en el inicio de la calle Grafton, pero ahora se encuentra en St Andrews Street, no muy lejos de su anterior localización. Grafton Street es la calle comercial por excelencia, todo tiendas en cada uno de sus lados, y al final el centro comercial St Stephen Green y el parque del mismo nombre.

St Stephen Green

Dentro del parque nos podemos encontrar con el busto de James Joyce, y es que este parque fue la inspiración de este premio nobel de literatura para escribir su novela Ulises. A partir de una pelea en la que se vio envuelto dentro del parque, obtuvo ayuda de una persona que se convertiría en uno de los personajes principales de esta obra maestra de la literatura.

St Stephen Green

No hay que olvidar que Irlanda, y especialmente Dublín es la cuna de un gran número de premios nóbeles de literatura, es considerada como Ciudad de la Literatura por la Unesco.

Castillo de Dublín o el origen de la ciudad

Otro lugar que visitaremos es el Castillo de Dublín, no muy lejos de Temple Bar. Una de las tres entradas se encuentra enfrente del The Olympia Theatre. El castillo no es el típico castillo estilo irlandés o escocés que nos podemos encontrar fuera de Dublín. Esto se debe al incendio que lo destruyó en el siglo XVII. Tiene un patio de armas donde se hacen celebraciones importantes.

Castillo Dublín

Además está un parque circular que se supone como el primer asentamiento que dio lugar a lo que hoy es Dublín. Era una laguna negra, y de ahí su nombre en Dubh Linn, aunque en gaélico es Baile Átha Cliath. Hoy es un bonito parque. Llama la atención los diferentes edificios que conforman el castillo, pues tienen diferentes colores llamativos, verde, azul y amarillo.

Christchurch y St. Patricks

Si vamos hacia la parte más alta de Dame Street nos encontramos con una curiosa catedral, Catedral Christchurch, no hay que olvidar que en Dublín hay dos catedrales, esta que acabamos de nombrar y St Patricks. Christchurch tiene una exposición permanente llamado Dublinia donde muestra la historia vikinga de la ciudad y la historia medieval, y a tamaño natural.

Christchurch Cathedral

Bajando por la calle Patrick Street, a mano izquierda nos encontramos con la famosa catedral de Saint Patricks, no es espectacular, es tosca, nada que ver con las catedrales góticas que hayamos visto como la de Burgos, pero tiene su encanto.

Justo detrás de la catedral está una pequeña pero muy bonita biblioteca, Marsh´s Library.

Liberties

Uno de los barrios más dublineses que muchos visitantes pasan por alto, puesto que van directos hacia la Guinness Store House es Liberties. El epicentro es sin duda la calles Thomas Street, donde te vas a encontrar todos los personajes que James Joyce hubiera retratado en sus libros si viviera hoy en día. Esto es Dublín, y a diferencia de Temple Bar, aquí los pubs son pubs, y las pintas se ajustan al bolsillo del dublinés, no del turista. El alto campanario que preside la calle pertenece a la calle John´s Lane Church.

Thomas Street

Si seguimos hacia delante, en la acera de la izquierda nos encontramos con Crane Street, donde encontraremos una de las fotos más típicas de toda Irlanda, una de las puertas de acceso a la Guinness Store House, tan fotografiada como la propia catedral. Más adelante nos encontraremos con la entrada al complejo con el museo y el mirador, desde donde brindar con una Guinness.

Guinness Store House

Cárcel de Kilmainham

No muy lejos de la Guinness Store House se encuentra uno de los lugares que marcan la historia más reciente de Irlanda, la cárcel de Kilmainham. Este lugar es el icono de la independencia de Irlanda, que durante el siglo XIX vio pasar ilustres irlandeses luchadores por la independencia de Inglaterra que fueron torturados y asesinados. El último preso de la cárcel fue Eamon de Valera, en 1924, que llegó a ser Presidente de la República. Esta cárcel fue escenario de la película En el nombre del Padre.

Kilmanheim Cárcel

Phoenix Park

Justo en frente de Kilmainham nos encontramos con Phoenix Park, uno de los parques urbanos más grandes de Europa. Es fácil ver ciervos en cualquier época del año. Está lleno de campos de rugby, ahí se encuentra el Zoo de Dublín. A la entrada se encuentra la Corte Suprema de Irlanda. Dentro del parque está la casa del embajador de Estados Unidos, una mansión enorme, y la casa donde vive el presidente de la república irlandesa. Un lugar agradable, cuando el tiempo lo permite, para disfrutar del campo y la tranquilidad.

Río Liffy

Smithfield

Volviendo por la otra orilla del Liffy hacia el centro de la ciudad nos encontramos con el barrio de Smithfield, un barrio que se está poniendo de moda en los últimos años, gracias a la plaza de Smithfield, hasta hace no mucho era un mercado de caballos. Y el Generator, la antigua destilería del famosísimo whiskey, que no whisky, estamos en Irlanda, Old Jameson.

En los alrededores nos podemos encontrar lugares como el Restaurante Wuff, en la esquina de Benburb Street (por donde pasa el Luas, el tranvía de la ciudad) y Blackhall Place, de este lugar dicen que se puede comer el mejor brunch de la ciudad, doy fe. La foundé de chocolate es un placer para todos los sentidos.

Grand Canal Dock

En la otra punta de la ciudad podemos visitar los nuevos desarrollos de la ciudad, el lugar donde casi todas las empresas tecnológicas más importantes del mundo tienen su sede en Europa como Google, Facebook, etc. Se ha convertido en uno de los lugares más caros para vivir. Y en verano, cuando el clima lo permite, es un lugar perfecto para tomarse una cerveza mirando al canal. Esta zona de la ciudad se llama, Grand Canal Dock.

Grand Canal Dock

Irish Town

Lo más interesante, desde luego no es el Grand Canal Dock, sino un poco más hacia adelante nos adentramos en los que se llama el Irish Town. Y sí, parece un pueblecito dentro de la ciudad, con su playa, eso sí, no apta para el baño debido a lo contaminada que se encuentra. Justo ahí hay una de las muchas paradojas paisajísticas o urbanísticas de la ciudad, dos chimeneas gigantes, junto con un enorme parque natural, donde los locales pasean a sus perros.

Irish Town

Las afueras de Dublín

Un lugar al que se puede ir a pasar el día que queda bastante cerca de Dublín es Howth. Este pueblo se caracteriza por tener las pescaderías donde comprar quizás el mejor pescado y marisco de Dublín y alrededores. Es cierto que su precio puede resultar algo elevado, pero merece la pena.

Es un antiguo pueblo de pescadores, con pubs hechos por y para sus habitantes, con unos alrededores llenos de naturaleza impactante.

Otro lugar que podemos encontrar a las afueras de Dublín es Bull Island. Este lugar tiene una historia muy curiosa, ya que el origen de esta isla es natural y artificial al mismo tiempo. Desde siempre la desembocadura del río Liffey en la bahía había tenido problemas con la sedimentación, de modo que en el siglo XIX construyeron un muro que evitara que esta desembocadura se llenara de sedimentos. Pues bien, una vez construido este muro, los sedimentos se fueron acumulando ahí formando lo que actualmente es la Bull Island. Tiene una larga playa, donde los más valientes en verano, además de tomar el sol, se bañan.

Dónde comer y dónde tomar unas pintas en Dublín

En Temple Bar, la mejor hamburguesa de la ciudad está en el Bunsen, Wexford Street. Junto a Temple Bar Square, se encuentra el restaurante Elephant and Castle, uno de los mejores de la ciudad, precio calidad es impresionante. El problema, siempre está lleno, pero si vas un martes a reservar a las 7 para comer a las 9, no encontrarás problema alguno.

Al lado del Castillo de Dublín está una de las mejores, o quizás la mejor pizzería de Dublín. La lleva un italiano, él cocina, aconseja, sirve y te cobra, pocas mesas hay en este pequeño local, y no tiene horarios de apertura, quizás esté abierto o quizás no. Bottega Toffoli, está en Castle Street.

Si quieres echarte una pinta en un pub típico, sin duda el lugar perfecto es The Stag´s Head en Dame Lane, paralela a Dame Street. No verás turistas.

La gastronomía irlandesa no es muy rica ni variada, pero platos típicos son el Fish and Chips y el Stew de Guinness. Para el primero, el lugar donde van todos los turistas para luego comérselo en el parque de Saint Patricks es el Leo Burdocks en la calle Werburg Street.

El Stew de Guinness se puede encontrar en muchos pubs, pero si queremos algo más auténtico que el reducto de los turistas, The International Bar en Wicklow Street es el sitio perfecto, ambiente muy dublinés.

Para los vegetarianos existen pocas opciones, aunque normalmente en casi todos los restaurantes existe la opción vegetariana. Tanto si eres vegetariano como si no, te va a encantar la comida o cena que sirven en el restaurante Cornucopia, también en la calle Wicklow Street.

Otra opción de comida orgánica, hecha con muy buen gusto es el Fumbally. Precio y calidad, además de cantidad, hacen de este lugar uno de mis favoritos de Dublín. Está situado pasando la catedral St. Patricks, en New Street, intersección con Fumbally Lane.

Consejos prácticos
Uno de los postres más típicos y además originarios de Irlanda es el Banoffee. Está hecho con una base de galleta, encima toffee con plátano, y para coronar esta alegoría al dulce, nata montada, una delicia demasiada apta para golosos. Uno de los mejores banoffees de la ciudad lo preparan es el restaurante Yamamori Izakaya, sí, es un japonés, pero son los que mejor lo cocinan. Se encuentra a principio de la calle South Great George Street.

Para llegar al cementerio de Glanesvin, se puede coger los autobuses 40 o 140 en la calle O´Connell Street, la parada es Finglas Road, justo en frente de la entrada.

Para ir a Howth es necesario coger el DART, que es el tren en Irlanda. Las estaciones desde donde salen los trenes son Tara Street, Connolly Station y Pearse Station, esta última se encuentra en la calle Pearse Street, detrás del Trinity College.

Para ir a Bull Island se puede ir en tren desde Tara Street Station.

Qué hacer en Dublín

Además de las visitas que puedes hacer por tu cuenta, paseando o en bicicleta, también puedes encontrar diferentes lugares y planes que merecen la pena. Algún ejemplo son los paseos en barco por el río Liffey o por la bahía de Dublín. Aquí debajo puedes ver las diferentes opciones, y hasta comprar el ticket sin tener que hacer colas.

Alojamiento en Dublín

El alojamiento en Dublín es bastante variado. En general no es barato, pero se pueden encontrar alojamientos baratos en la calle Gardiner Street Lower, una buena opción es Avondale GuestHouse. Además tiene el desayuno incluído, sí desayuno irlandés.

Otro alojamiento que realmente merece también la pena es el Charles Stewart GuestHouse. Esta justo al lado de O’Connell Street con Parnell Street.

Y como tercera opción, cerca de la zona de Temple Bar, pero sin estar ahí es el Handels Hotel Temple Bar. Antes se llamaba George Frederic Handel Hotel. Está situado en la parte más alta de Dame Street. A tan sólo dos minutos de la catedral Christchurch Cathedral, a 5 minutos andando de Saint Patricks Cathedral, y a la vuelta de la esquina de Temple Bar.

Si quieres ver otras opciones de alojamiento en Dublín, puedes mirar en este enlace, Alojamiento en Dublín.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje. Siempre pueden ocurrir situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies