Sri Lanka

Sigiriya, la Roca del León

Siguiriya

Llegar a la roca de Sigiriya, conocida como la Rocal del León (Lion’s Rock) y verla erguida en sus más de doscientos metros de altura es una imagen espectacular.

Un gran peñasco tan elevado como si alguien la hubiera empujado desde debajo del centro de Sri Lanka y hubiera creado de la nada tan majestuosa roca.

Qué ver en Sigiriya, La Roca del León

Roca enclavada en el centro de un gran paraje verde. Este lugar fue habitado por el Rey Kashyapa, del año 447 al año 495. Allí estableció en lo más alto su Palacio Real, con sus jardines y séquito militar, ya que desde esas alturas era sencillo controlar un gran área.

La entrada al área de Sigiriya, declarado Patrimonio de la Humanidad cuesta 30 dólares. Esta entrada te permite ver además el Museo de Sigiriya y subir a la parte más alta de la roca.

La Pared Espejo

En esta pared podrás contemplar unas preciosas y explícitas pinturas de cortesanas correspondientes a la época del reinado de Kashyapa. Aún no se sabe si estas mujeres eran sacerdotisas, cortesanas, concubinas, puesto que tampoco se sabe mucho sobre este reino.

La única certeza es que las pinturas tienen 1500 años y su estado de conservación es excepcional.

Sigiriya

Sigiriya

Garras del León

La subida a la Roca de Sigiriya hay que diferenciarla en dos partes.

La primera te lleva desde la parte más baja hasta las Garras del León, de ahí el nombre de La Roca del León (Lion’s Rock), a través de la Pared Espejo.

No olvides hacerte un seguro de viaje para viajar a Sri Lanka. Te contamos Cómo encontrar el mejor seguro de viaje para viajar a Sri Lanka, y por ser nuestro lector, te puedes aprovechar de un DESCUENTO del 5% pinchando aquí.

Las Garras del León es lo único que se conserva de lo que debió ser la figura de un león de dimensiones enormes, por la que transcurrían los escalones de piedra hasta lo más alto, hasta casi, se podría decir, el reino de los cielos de Kashyapa.

Sigiriya

Las Garras del León en Lion’s Rock, Sigiriya

La segunda parte se hace a través de unas escaleras de metal que vuelan casi de forma literal y que no son aptas para aquellos que sufren de vértigo.

Subirlas es literalmente volar sobra la extensa área que se vigila desde ahí arriba, es vivir la grandiosidad de la roca sobre el resto de la naturaleza que la rodea. Una experiencia llena de adrenalina.

Sigiriya

Vista de la subida de Lion’s Rock

El Palacio Real

Una vez arriba del todo, se divisa una extensa, casi infinita llanura llena de vegetación y un gran lago. Las vistas son impresionantes, espectaculares.

En la parte más alta se puede ver cómo fue planificada esa mini ciudad en un lugar como este, siempre teniendo en cuenta que fue hace mil quinientos años, ahí es nada!

Sigiriya

Sigiriya

Museo de Sigiriya

Para hacerse una idea más certera de lo que fue Sigiriya, en el Museo del recinto hay una maqueta que muestra cómo debió ser aquél gran león vigilante.

Además de los edificios que se encontraban en la parte más alta cuando estaba habitada la roca por aquel reino de Kashyapa.

El Museo de Siguiriya fue construido gracias a las donaciones que hizo el gobierno japonés. Se trata de un moderno edificio que en algunas de sus partes emula a la roca.

Está perfectamente enclavado entre la vegetación y el edificio como tal realmente merece la pena, tanto por su contenido como por su continente.

Cómo llegar hasta Sigiriya

Existen varias opciones para llegar hasta Sigiriya. Te las contamos a continuación.

Coche con conductor

Aunque no es la forma más barata, nosotros optamos por un coche con conductor, que conseguimos en nuestro alojamiento de Kandy.

El precio aproximado es de unos 70 euros, que también incluye las paradas en Dambulla y Polonnaruwa, este último lugar, capital de Sri Lanka durante el reinado de Anuradhapura.

Estos son los precios que hay que pagar para ver cada uno de estos lugares, Dambulla y sus cuevas, 10 euros, Polonnaruwa 20 euros.

Suele hace mucho calor por lo que te recomiendo llevar agua en cantidades suficientes. La ascensión no es dura, pero hay que tener en cuenta que son muchas las escaleras que hay que subir.

En tuk tuk

Una interesantísima manera de descubrir Sri Lanka es alquilando tu propio tuk tuk. Nosotros no lo hicimos, tampoco se nos pasó por la cabeza, para serte sincero, pero sabemos de viajeros que lo han hecho, como nuestros amigos de RandomTrip, aquí te cuentan todos los detalles, Sri Lanka con tu propio tuk tuk.

Autobús desde Dambulla

Si vas a llegar a Sigiriya desde Dambulla, tienes la opción de ir en autobús. Los autobuses pasan cada 30 minutos, desde las 7:00am hasta las 18:30pm.

Alojamiento en Kandy

En Kandy hay bastante alojamiento, pero si se quiere disfrutar de unas increíbles vistas por la mañana y de la tranquilidad del campo, la mejor opción es ir Hantana Home Stay. Una casa familiar, donde la familia te hará sentir como en casa. Tiene unas vistas increíbles de las montañas Hantana.

Además, te ayudarán a organizar la visita a Dambulla, Siguriya y Polannanura.

Este alojamiento está en la montaña, y se puede ir en tuk-tuk o en autobus. Los precios de los tuk-tuks son muy bajos, de modo que merece la pena irse a dormir y amanecer en las montañas con la vista de la ciudad.

Puedes encontrar otros alojamientos en Kandy, en el siguiente link, Alojamiento en Kandy. El alojamiento en Kandy es variado, hay para todos los gustos. Incluso puedes probar a dormir como la reina Isabel II en el Queen´s Hotel.

Seguro de viaje Sri Lanka

No olvides contratar tu seguro de viaje cuando vayas a Sri Lanka. Conviene estar preparado frente a cualquier eventualidad que pueda surgir, y que sin seguro, te arruine el viaje.

Te contamos qué debes tener en cuenta a la hora de elegir un seguro de viaje para viajar a Sri Lanka en este enlace, Elegir Seguro de Viaje Sri Lanka.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies