Japón

Izakayas, comer y beber en tabernas japonesas

Izakaya

Las izakayas en Japón son algo similar a lo que nosotros conocemos como tabernas, pero tienen su matiz, o mejor dicho matices.

Desde luego que creo que son el mejor lugar para comer y cenar. Son baratas, puedes beber una cerveza o un sochu, bebida destilada bastante habitual para terminar las noches en las izakayas.

Gion y Pontocho

Pero lo que más nos gustó de las izakayas es llegar a ver cómo se comportan los japoneses después del trabajo, como se comunican entre ellos, y si tienes suerte y alguno habla un poco de inglés, intentarán preguntarte, sorprendidos, qué haces allí.

Nuestra experiencia en las izakayas japonesas (siempre íbamos en busca de alguna para comer y cenar) fue muy, pero que muy buena.

Desde aquella izakaya perdida en Kioto, escondida, donde no veían turistas nunca, hasta las izakayas (algunas repetimos) al lado del apartamento que alquilamos en Tokio.

En aquella izakaya que nos hicieron prometer que volveríamos al día siguiente, pero nunca pudimos, no sé cómo, pero después de tres horas hablando y riendo con un japonés jubilado, me lancé y le di un abrazo al despedirnos, a él no pareció importarle mucho, o eso me pareció. Después de tres horas compartiendo una muy extendida sobre mesa, conversaciones varias en inglés y muchas risas, la dueña de la izakaya, cercana a la jubilación y excelente cocinera, no quería que nos fuéramos, quería volver a vernos y pasar un buen rato con nosotros.

izakaya

¿Quién decía que los japoneses son tímidos? Mucha gente, y me incluyo, pero las tabernas japonesas les hacen comportarse algo diferente. El alcohol desata sus ganas de hablar y esconde o intenta hacerlo, su timidez.

Cuando repetimos por tercera vez en una izakaya cercana al apartamento de Tokio, los camareros nos miraron sonrientes, no hablaban inglés pero nos buscaron “la mesa de siempre, la comida de siempre y la bebida de siempre”. Así de sencillo, nos sentimos adoptados en la izakaya, y nos dio pena no volver, los viajes siempre terminan.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que una forma que tuvimos de poder hablar con japoneses fue en una izakaya. Otra manera fue con los dueños de nuestro alojamiento en Kioto.

Qué comer en las izakayas

Pues bien, además de, quizás llegar a poder socializar con japoneses, se come de maravilla. Si tienes suerte, quizás la carta esté en inglés además de japonés. Nosotros nos encontramos en las dos tesituras, y la verdad, que nunca está de más pedir algo que no sabes qué es porque está en japonés.

Okonomiyaki

Es una especie de tortilla que se prepara en la plancha que está junto a la barra de la izakaya. Está deliciosa. Los okonomiyakis son muy típicos en Hiroshima pero se pueden encontrar en otros muchos lugares de Japón.

Okonomiyaki

Los okonomiyakis se hacen con ñame, agua, una base de harina, vegetales, a veces llevan carne, otras calamar o camarones, junto con mochi (pastel de arroz) y queso. Son variados los ingredientes que pueden llevar. Básicamente es como una tortilla, donde la base es la misma, pero el cocinero decide cuál es su especialidad. En cualquier caso, están riquísimos.

Sopa ramen

Otro de los platos top que puedes encontrar en una izakaya. Es una sopa muy caliente que lleva fideos de tipo udon, pollo, zanahoria, cebolletas , huevo cocido y jengibre. De la misma manera que el okonomiyaki, también esta receta puede variar. Se distingue por el ruido que hacen al tomarla, bastante.

Sopa ramen

Otros

Nombres que no recordamos, o quizás cuando lo pedimos sólo estaban en japonés. Pinchos de carne a la parrilla, témpuras (vegetales en rebozo)… Desde luego que había variedad, y además deliciosas comidas.

izakaya

izakaya

Qué beber en las izakayas

Quizás la bebida más habitual sea la cerveza, pero no la única. Antes hablé de sochu. Al principio no teníamos claro que era, puesto que con el sochu servían varias cervezas, así que pensamos, además del aspecto, que sería una especie bebida gaseosa. Hasta que lo pedimos, y no, no era una bebida gaseosa que se mezclaba con cerveza. Era un destilado que se mezclaba con cerveza.

Bueno, no estuvo mal. Si bien es cierto que los japoneses, al menos durante el tiempo que compartimos en las izakayas, no tenían ningún reparo con el alcohol. Tanto fue así, que vimos a varios en diferentes izakayas desplomarse de las sillas en las que estaban sentados, sí, bebidos un poco de más.

Izakayas a las que no ir

Pues sí, hay izakayas a las que no recomendaría nunca ir, y son aquellas que aparecen en las guías de viajes. Se han convertido en lugares únicamente transitados por turistas, toda la gracia, la autenticidad ha volado. Así pues, si quieres encontrar una izakaya de verdad, busca esas puertas que parecen una, pero que no estás seguro de ello.

Osaka

Mira si hay occidentales, no busques en las calles principales, ni cerca de las recomendadas.

Puede suceder, y es bastante probable que ocurra, que cuando has llegado a esa izakaya que tan buena pinta tiene, el dueño no te deje entrar, o te diga con los brazos en aspa que no te va a atender. No sé cuáles son las razones para ello, pero entre algunas, la barrera del idioma puede ser una de ellas.

Shinjuku

La verdad que después de viajar por Japón, me resulta difícil entender el país sin las izakayas, y la importancia que tienen a nivel social y a nivel gastronómico. Me encantaron, y están dentro del top diez de los lugares que más me gustaron, y repetiría sin dudarlo una y otra vez.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Te contamos cómo elegir el mejor seguro de viaje, y también cómo elegir el mejor seguro de viaje para viajar a Japón.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% de descuento en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies