Cuba

Qué ver en La Habana, La Habana Vieja, Central y El Vedado

La Habana

Si hasta llegar a La Habana, pensaba que la ciudad más bonita del mundo era San Petersburgo, una vez que vi la ciudad cambié de opinión. Bien es cierto que el estado de conservación de muchos de sus edificios deja mucho que desear, pero te muestran un poso de exquisitez y de un glamour pasado. También, para ser honestos, se puede observar cómo poco a poco se están rehabilitando edificios. Esto es gracias entre otros a Habaguanex.

En 1994 empezó su andadura Habaguanex, un proyecto de Eusebio Leal Spengler. Se pretende reinvertir el dinero conseguido gracias al turismo en la rehabilitación del centro histórico de La Habana así como en proyectos sociales para sus habitantes.

Se financia a través de restaurantes, hoteles y museos que pertenecen a esta compañía. Si hay algo que pretende este proyecto es no convertir La Habana Vieja en un parque de atracciones único y exclusivo para turistas, expulsando a sus habitantes. Si no revertirlo en sus ciudadanos, sus habitantes del día a día. Así, los edificios que son rehabilitados y recuperados son usados como geriátricos, colegios, centro de atención para discapacitados, etc.

Qué ver en La Habana

Hablamos de una ciudad de más de dos millones de habitantes, tan grande y diversa, así que podemos adivinar que hay mucho que ver aquí.

La Habana tiene muchos barrios, pero los que nosotros visitamos fueron tres, La Habana Vieja, El Vedado y La Habana Central. Cada uno de ellos tiene algo totalmente diferente a los otros. La vida, el día a día, incluso las casas, cambia y mucho.

La Habana Vieja

El Capitolio

La Habana Vieja
Este edificio pretendió ser imagen y semejanza del Capitolio de Washington, edificio neoclásico que da una sensación de poder sobre el resto de la zona donde se encuentra.

Edificio del Ballet Nacional de Cuba Alicia Alonso

El ballet es una de las salidas profesionales más importantes en Cuba, ya que bailarines y bailarinas cubanas son codiciados en todo el mundo, por supuesto, también en Cuba. El edificio que alberga las instalaciones de las que es profesora una de las bailarinas más importantes de la historia, Alicia Alonso, es de estilo neobarroco, una auténtica delicia arquitectónica.

Hotel Inglaterra

El glamour existió en La Habana, en Cuba, pero que nadie se engañe, ese glamour sigue existiendo, y el Hotel Inglaterra es una de las pruebas.

Paseo del Prado

Este paseo es increíble, es como andar por el paseo madrileño, pero estilo tropical. Los edificios a ambos lados son una preciosidad, pena que algunos de ellos están en un estado bastante lamentable.

Museo de la Revolución

La Habana Vieja
Una de las visitas más imprescindibles de la ciudad y del país. Es allí donde se muestra desde una perspectiva revolucionaria, qué fue la Revolución y sus momentos más importantes.

Calle Obispo

Quizás no haya que buscar por la calle Obispo, si no perderse por sus transversales.

Plaza de Armas

La Habana Vieja
Tan antigua como la ciudad, junto al Castillo de la Real Fuerza, el mejor sitio de la ciudad para encontrar libros de segunda mano.

Castillo de la Real Fuerza

Otra de las visitas imprescindibles de la ciudad. Un importante pedazo de la historia de la ciudad, y un pedacito de la historia de España en el otro lado del Atlántico.

La Bodeguita del Medio

La Habana Vieja
Un sitio curioso, desde luego, no creo que sea el mejor sitio para comer, aunque bien es cierto que la comida está muy rica, pero vas a pagar como si estuvieras en casi cualquier lugar de Europa.

Catedral de San Cristóbal

La Habana Vieja
Arquitectura colonialista en estado puro, junto a una plaza que te recuerda a un pasado español en América.

Calle Mercaderes

Una calle que luce una restauración de muy buen gusto. Parece un pequeño oasis en esta parte de la ciudad.

Plaza Vieja

La Habana Vieja
Otro lugar recién restaurado, un encuentro casual callejeando. Visita obligada.

Calle de los Oficios

El turismo es casi más protagonista que la propia calle, pero al menos te lleva hasta la Plaza de San Francisco de Asís.

Plaza de San Francisco de Asís

Otra plaza con un estilo muy colonial, además de colorida y con el convento de San Francisco de Asís de fondo.

El Malecón

El Malecón está presente en la ciudad, es casi más La Habana el Malecón que la propia Habana. Lo pongo aquí, pero también es protagonista en El Vedado y La Habana Central.

Puedes ver más información sobre esta zona de la ciudad en el artículo que escribimos La Habana Vieja, la decadencia convertida en música y color

El Vedado

Se puede decir de este barrio, que es donde vive una clase media acomodada. Y eso se nota. Las casas tienen mejor aspecto tanto de conservación como de tamaño.

Y El Vedado es uno de los lugares que más nos sorprendió, más allá de la Plaza de la Revolución, había otra ciudad que nos gustó.

Plaza de la Revolución y Memorial José Martí

Homenaje Fidel Castro
Aquí verás el edificio con la imagen de Che Guevara, tan icónico. Una plaza enorme, el edificio del Ministerio del Interior, donde se encuentra la imagen, y al lado, desde hace tan sólo unos años, la imagen de Camilo Cienfuegos.

El Memorial de José Martí puede que sea uno de los edificios más altos de la ciudad, o quizás no, pero da esa impresión.

Universidad de La Habana

Una de las universidades más antiguas de todo el continente americano, que hoy en día sigue siendo destino de centenares de estudiantes de todo el mundo.

Heladería Coppelia

Quizás la heladería más popular de todo el continente. Las colas son habituales, pero si te quieres comer un helado, no tienes que esperar. Las colas son para comprar tarrinas enormes de helado.

Hotel Habana Libre

El Vedado
Uno de los símbolos de la Revolución. Ideado por el Fulgencio Bautista, y centro de la mafia americana, pasó a ser hogar de Fidel Castro. Hoy en día ha vuelto a manos americanas.

Hotel Nacional

El Vedado
Todo un símbolo de la ciudad, y un sitio de visita imprescindible. Escenario de muchas películas, ha sido un establecimiento al que han acudido celebridades, deportistas y políticos de todo el mundo. Su Hall of Fame muestra todos los ilustres visitantes. No tienes que dejar de ir por la tarde para disfrutar en su jardín-terraza de un atardecer frente al Malecón. Entrar es gratis, y no es necesario consumir nada, aunque los precios son bajos.

Tribuna Antiimperialista

Quizás el lugar más extravagante. Las extravagancias de la embajada americana y las respuestas extravagantes de Fidel, hicieron de este lugar una lucha de la propaganda.

Necrópolis Cristóbal Colón

El Vedado
Uno de los cementerios más importantes del continente. Una muestra de riqueza de quienes descansan en él. Mármol de Carrara y estilo bizantino lo convierten en un lugar a visitar.

Fábrica del Arte Cubano

Sin duda uno de los lugares que más nos sorprendieron. ¿Cómo un país como Cuba puede tener un lugar perfectamente equiparable a los que te puedes encontrar en algunas capitales europeas?
Es fábrica de Arte por sus exposiciones de fotografía, arte vanguardista, pintura, escultura, música en directo, dj´s, cine, comida y mojitos. Todo en uno. De jueves a domingo, de 8pm a 3am, si quieres entrar ve pronto, las colas son largas.

El Vedado

Puedes ver la programación, horarios, etc, en su página web La Fábrica del Arte Cubano.

Sobre el barrio de El Vedado escribimos un artículo, El Vedado, un barrio con clase en La Habana.

La Habana Central

La Habana Central es esa parte de la ciudad más cercana a lo que sería un barrio. No padece el turismo de La Habana Vieja ni tiene el glamour de El Vedado. Así que pasear por sus calles es ver cómo es la vida en la ciudad. Y lo mejor de todo, se encuentra entre La Habana Vieja y el mencionado barrio de El Vedado.

Callejón de Hamel

Callejón Hamel
Un lugar para la cultura afrocubana, un pequeño museo al aire libre. Los domingos por la mañana suele haber música y un ambiente muy festivo.

Barrio Chino

Barrio Chino La Habana
El Barrio Chino de La Habana es un lugar digno de conocer. Durante los años veinte era conocido por sus restaurantes chinos, cuya fama traspasaba fronteras. Hoy en día, la comunidad china, sigue siendo muy numerosa. Resulta cuando menos curioso ver un barrio chino en una zona caribeña.

Perderse por sus calles

La Habana Central
Debido a la situación del este barrio en la ciudad, sus edificios nos recordaron a la decadencia de Yangón (eso sí, en mucho mejor estado). Pasear por sus calles es muy agradable, es como ser espectador del día a día de los cubanos. Alejados del turismo, centrados en su qué hacer.

Cada calle o rincón puede ser todo un descubrimiento.

Si quieres saber más sobre La Habana Central puedes visitar nuestro artículo La Habana Central, entre el turismo y el glamour.

Como ves, La Habana es una ciudad que da mucho de sí, que merece un tiempo para visitarla y disfrutarla.

Alojamiento en La Habana

Nuestra casa en La Habana la encontramos a través de Airbnb. La verdad que estuvimos encantados con nuestra anfitriona, Odalis, su marido, Chino, su hijo Jade y la preciosa Susi, una chihuahua muy cariñosa. Nos hicieron sentir como en casa y participamos de todas las actividades diarias de la casa.

La localización es perfecta, pues te permite ir andando a todos los sitios. El Malecón queda a unos ocho minutos andando. El Vedado está justo cruzando la calle. A tan sólo unos veinte minutos andando estás en La Habana Vieja.

Alojamiento en La Habana

Totalmente recomendable.

Puedes ver la disponibilidad de habitaciones en el siguiente enlace, La Casa de Odalis.

Si aún no tienes usuario de Airbnb, y te registras a través de Pasaporte Para Viajar, conseguirás 30 euros de crédito de viaje con Airbnb.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies