Cuba

Qué ver en Cuba, un viaje de dos semanas por el país caribeño

Qué ver en Cuba

Cuba es un país que se puede dividir en áreas, cuando lo vas a visitar. La parte más occidental, donde se encuentra La Habana, la parte central con las provincias de Sancti Spiritus, Ciego de Ávila y Camagüey. Y por último la zona oriental, donde Santiago de Cuba es la ciudad más importante, sin olvidar Holguín, Guantánamo o Granma, así pues, la pregunta es ¿Qué ver en Cuba?. Nuestras visitas en un viaje que duró dos semanas.

Qué ver en La Habana

Itinerario de viaje a Cuba

La Habana es una ciudad increíble, para mí, la ciudad más bonita del mundo, más aún que San Petersburgo. Los edificios de la ciudad son antiguos palacios, increíbles, pero la mayoría tiene un estado de conservación lamentable. Eso sí, depende de barrios. Por ese motivo, nuestra visita a La Habana la hicimos por barrios.

Y como telón de fondo, el omnipresente Malecón.

El destino a veces te hace vivir momentos irrepetibles, y eso es lo que nos pasó cuando viajamos a Cuba. Llegamos al día siguiente de morir Fidel Castro, ¿Quieres saber cómo lo vivimos nosotros y los cubanos que conocimos? La inesperada muerte de Fidel Castro y cómo afectó al viaje a Cuba.

Visitar La Habana por barrios

La Habana Vieja

La Habana Vieja

Centro neurálgico del turismo, y también uno de los barrios mejor conservados. El edificio del Ballet Nacional Cubano, el Hotel Inglaterra, y un laberinto de calles para llegar hasta La Plaza de Armas, la Plaza Vieja, y perderte para encontrarte frente a La Bodeguita del Medio.

Uno de los lugares imprescindibles de una visita a Cuba es el Museo de la Revolución, está situado en La Habana Vieja.

Si quieres saber más a fondo qué ver en La Habana Vieja, puedes visitar La Habana Vieja, la decadencia convertida en música y color.

El Vedado

El Vedado

El Vedado es ese barrio de clase media cubana, de alguna manera, acomodada. Uno de los lugares más visitados es La Plaza de la Revolución y el Memorial a José Martí.

Pero hay vida más allá de esta plaza. Hoteles emblemáticos como Hotel Habana Libre o el Hotel Nacional. En este último tienes que entrar y disfrutar de las vistas al Malecón desde su terraza jardín. No hace falta que consumas nada si no quieres, aunque los precios son irrisorios.

También este hotel tiene la Sala de la Fama, merece la pena una visita por este hotel, uno de los edificios más emblemáticos de toda la ciudad, incluso del país.

La Necrópolis de Cristóbal Colón es uno de los cementerios más bonitos. Es un bonito paseo llegar hasta él.

Y es en este barrio donde puedes degustar los helados de la famosísima heladería Coppelia, justo al lado del hotel Habana Libre.

Parte de la historia y la locura extravagante de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba está presente en la llamada Tribuna Antiimperialista.

Si quieres salir por la noche a un lugar que te va a parecer estar fuera de Cuba, es la Fábrica del Arte Cubano. Abre de jueves a domingo, y te recomendaría que, para evitar largas colas, vayas a partir de las 8 de la tarde. Merece mucho la pena, aunque bien es cierto que se respira el ambiente más snob de Cuba.

Te contamos más sobre este barrio en El Vedado, un barrio con clase en La Habana.

La Habana Central

Barrio Chino La Habana

Y es este barrio donde nosotros nos alojamos. Aquí estamos entre el turisteo de La Habana Vieja, y ese Vedado de clase media alta. Es en La Habana Central donde los cubanos trabajan, se ganan la vida, viven y conviven, y se hace comunidad.

El Callejón de Hamel es esa expresión de arte y cultura popular urbana presente en muchos lugares del mundo. Pero en Cuba se vive con otro ánimo este arte debido a la mezcla de razas y culturas. La cultura afrocubana. El muralista Salvador González Escalona fue quien inició este rincón de color y música.

El Barrio Chino es otro lugar que no hay que dejar de visitar. Los orígenes de este barrio se remontan al siglo XIX. Sin duda, no fue mala la elección de los chinos que se fueron a vivir al país caribeño.

Si quieres información más a fondo sobre este barrio, puedes visitar La Habana Central, entre el turismo y el glamour

Qué ver en Santa Clara

Plaza Che Guevara

En nuestro viaje a Cuba, en Santa Clara sólo visitamos la Plaza y Mausoleo del Che Guevara. Merece mucho la pena una visita a este lugar e introducirse en uno de los capítulos que más han marcado el devenir de la historia de esta isla. Te lo contamos más a fondo en Santa Clara y la Plaza y Mausoleo del Che Guevara.

Qué ver en Caibarién

Cayo Santamaríaa del Cayo Santa María, donde el tiempo tiene otro ritmo, y la gente otra sonrisa.

Además cuenta con varios lugares alrededor que visitar que realmente merecen mucho la pena. Caibarién también cuenta con un Malecón, con una plaza colonial y con iglesias, tanto cristianas como baptistas. Pasear por este pueblo es una auténtica delicia.

Una visita imprescindible es ir al Museo Industrial de Caibarién. Cuando no recomendaron este lugar no le dimos mayor importancia, pero cuando fuimos y nos contaron la historia del lugar, nos dejó gratamente marcados.

Remedios

Remedios es un pueblo que se encuentra a tan sólo 5 kilómetros. Famoso por sus Parrandas, fiestas populares, es una auténtica joya de la arquitectura colonial. Sin duda una visita obligada. Si quieres saber más sobre Remedios y las Parrandas, encontrarás más información en Remedios y la fiesta popular de las Parrandas.

Cayo Santa María

Y por supuesto, hay que ir al Cayo Santa María. Playas espectaculares, y el camino en coche hasta allí por el cayo es increíble. Si no tienes apuntado en el itinerario de tu viaje a Cuba Caibarién, lo debes apuntar. Un viaje al Cayo Santa María, aguas turquesas, arena blanca y tranquilidad.

Qué ver en Camagüey

Playa de La Boca

Camagüey está en el centro de la isla, una provincia que se asoma de manera increíble al mar hacia el norte.

La ciudad de Camagüey

Después de La Habana y Santiago, esta es la tercera ciudad en población de Cuba, y además es Patrimonio de la Humanidad. Así pues, una visita sí que se merece.

La ciudad tiene un pasado apasionante, donde los vestigios coloniales han hecho de este lugar un intrincado de callejuelas estrechas laberínticas para evitar el ataque de piratas.

Riqueza y prosperidad convirtieron a Camagüey en la residencia de ricos comerciantes, los cuales construyeron auténticas casas señoriales. A diferencia de La Habana, el nivel de conservación de este centro histórico es increíble, quizás por ello ostenta con orgullo el título de Patrimonio de la Humanidad. Si quieres leer más sobre esta ciudad, puedes visitar Camagüey, callejuelas y plazas contra los piratas.

Playa de La Boca

Esta es una de las playas más increíbles que he visitado. No tan sólo por el color de sus aguas y su arena, si no que un poco de su historia pasada, y sus recurrentes visitantes diarios la hacen especial.

Se llama Boca por tener forma de Boca, adentrándose el mar en la costa. Y es precisamente esta forma, junto con el parque natural que se encuentra justo a su izquierda, que fuera el refugio perfecto de piratas. Lugar donde esconderse y atacar esos barcos cargados de oro que iban desde el Nuevo Mundo hacia la Vieja Europa.

Un pequeño pueblo de pescadores se asoma al mar y recorre su costa. La cantidad de tiburones que habitan esas aguas, más los desperdicios de pescado que lanzan al mar los pescadores, hacen que esta playa sea un festín para los tiburones. Así que recuerda, si vas a la playa, disfrútala y báñate tranquilamente hasta las cuatro de la tarde. A partir de esa hora su orilla de llena de tiburones, ¿No te parece un espectáculo increíble?

Te contamos más sobre esta playa en Playa de la Boca en Camagüey, tiburones y piratas.

Qué ver en Trinidad

Trinidad

Trinidad es música en cada una de sus esquinas, color en las fachadas de sus casas coloniales y mojitos en esas interminables noches de verano.

Pueblo pequeño pero con tanto encanto, y tantas cosas que hacer que cuando viajas a Cuba y vas a Trinidad el tiempo parece pararse diciéndote, de aquí no te puedes ir.

Pueblo de Trinidad

No te lo pienses dos veces y piérdete por sus calles. Es tan pequeño que te vas a encontrar con una calle conocida en tres minutos. Disfruta del color de sus casas, del ambiente de las calles. La música en La Trova y La Casa de la Música por las noches. O si lo prefieres, busca otras calles donde los músicos amenizan la noche tocando para todo el mundo en la puerta de restaurantes. Vive la calle.

Te contamos lo que vimos en Trinidad, colonialismo, música y mojitos.

Parque Natural El Cubano

Si quieres reencontrarte con la naturaleza, a tan sólo cuatro kilómetros de Trinidad está el Parque Natural El Cubano. Un paseo tranquilo a caballo, visitando la naturaleza con unas increíbles vistas de la zona. Y disfruta de un chapuzón en las cascadas naturales.
Parque Natural El Cubano, Trinidad, un paseo a caballo.

Las playas de Trinidad

Sí, el Caribe te está esperando, y Trinidad cuanta con muchas y muy buenas playas. A tan sólo cuatro kilómetros puedes disfrutar de playas para todos los gustos. Desde aquellas que cuentan con resorts, a esas playas alejadas donde la naturaleza te ha preparado un regalo.

Nosotros estuvimos en Ancón, playa más familiar, con un resort, pero a penas había gente. Estuvimos en La Batea, una playa escondida, donde llegamos después de andar tres kilómetros desde la playa de La Boca. La Batea resultó ser genial para hacer snorkel y disfrutar de un poco de coral y peces de colores.

La Boca resultó ser la desembocadura de la ría, así pues, sus aguas eran turbias, nos fuimos rápido. Pero gracias a haber llegado a esa playa descubrimos La Batea.

Puedes leer más sobre estos lugares en Las playas de Trinidad, Ancón, La Boca y La Batea.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies