Cuba

Trinidad, colonialismo, música y mojitos

Trinidad

Llegamos a Trinidad con muchas expectativas, o mejor dicho con las expectativas muy altas.
Todas las personas que nos encontramos por el camino nos hablaron realmente bien de este lugar.

La imagen de una de las ciudad más bonitas del país estaba en nuestras cabezas. Llegamos, y desde luego puedo decir que era uno de los lugares más bonitos del país, aunque tengo que afirmar, que el más bonito me pareció La Habana.

Trinidad

Trinidad es todo color. Color en las fachadas de las casas coloniales, casi todas en un perfecto estado. Trinidad es música, llegamos justo cuando finalizó el luto por la muerte de Fidel Castro. Trinidad son los mojitos que me bebí en una noche de música en la Casa de la Música, y no sólo ahí, si no en otros bares donde la música era la protagonista.

Pero Trinidad también está lleno de turistas, qué se le va a hacer!!! Si vas al sitio más bonito del país, las probabilidades de mucho turismo son muy altas.

En cualquier caso, esta ciudad, pequeño lugar, me encantó. Pisar sus empedradas calles y ver que cada esquina, cada rincón, da igual desde las alturas, que a pie de calle, todo es fotografía.

Trinidad

A pesar de las hordas de turistas, los habitantes llevan su día a día como si con ellos no fuera esa fiesta, la del turismo en la Casa de la Música (largas colas para entrar). Quizás sea esta imagen la que más me gustó, la de los habitantes de Trinidad ajenos al ajetreo del turismo. Para ellos la vida tiene otro ritmo, playa, música, sol, colores y ron son de ellos todos los días, no sólo tres noches que quizás nunca más se repitan.

Trinidad

Los nombres de las calles de Trinidad

Las calles de Trinidad tienen dos nombre, y suele estar indicado en los carteles. Esto lleva a confusiones todo el rato, pero no hay que preocuparse, en un lugar tan pequeño, alguien va a conocer los dos nombres de la calle a la que quieres ir.

El origen de estos dos nombres de las calles viene por los nombre que pusieron los españoles, y el que pusieron los cubanos después de la Guerra de la Independencia. Así pues, para ponerte un ejemplo, hablemos de la calle donde se encontraba nuestra casa particular.

El nombre de la calle era Julio A. Mella, y el que le dieron los cubanos es Guásima, así pues podrás ver ambos nombres, casi siempre, en los carteles de la calle.

Qué ver en Trinidad

De cualquier ciudad de Cuba yo daría el mismo consejo, piérdete por sus calles y callejuelas. Encuentra a cubanos con los que hablar tranquilamente, disfruta del tiempo, no lleves reloj. Deja que el color de sus edificios invada tus pupilas, disfruta de un país increíble, de gente increíble.

Así pues, por el tamaño de Trinidad, perderse es más que difícil, a la segunda o como mucho tercera calle te volverías a encontrar. Esto es bueno, ya que indica que no vas a necesitar ningún tipo de mapa. Sólo ve donde se dirijan tus pies.

Arquitectura colonial

Trinidad
Desde luego si hay algo que te va a fascinar son las casas, coloridas, con esas ventanas con unas verjas enormes blancas, como si fueran jaulas de pájaros.

Esta arquitectura se debe a la importancia que tuvo Trinidad en la época que su puerto cercano servía para llenar barcos con dirección a España. Oro robado de las minas de México y otros lugares de Sudamérica.

Esa riqueza fugaz convirtió a Trinidad en un lugar rico, y sus habitantes más potentados, construyeron auténticos palacetes.

Plaza Mayor

Trinidad
Es el quasi centro neurálgico de este pequeña villa. Y digo quasi, por que el centro de todo es la Casa de la Música.

La Plaza Mayor está rodeada de color, la Casa de los Sánchez Iznaga, la Iglesia de la Santísima Trinidad, La Casa Padrón, el Museo Romántico.

Mires a donde mires ves luz, color y sus altas palmeras.

Casa de la Música

Trinidad
La he nombrado varias veces pero aún no he hablado de ella. Este lugar es el centro de reunión durante el día y durante la noche.

Por el día, en sus escaleras se concentran decenas de personas para ver pasar el día, quizás leyendo, algunos con música. Y que los mojitos nunca falten.

Durante la noche sus escaleras dan paso a largas colas, sobre todo de turistas, buscando entrar, un hueco para oír y bailar salsa o lo que sea que toquen esa noche los músicos.

Y alrededor de la Casa de la Música se concentran otros pequeños bares, que te amenizan la espera vendiendo mojitos a precios realmente baratos.

Calle Desengaño

Trinidad
Si escuché música que me gustó, fue en esta calle. Paralela a la mencionada Casa de la Música. Muchos paladares, los más importantes, para atraer clientes contratan a músicos que tocan en directo salsa, habaneras, cualquier música que haga a todos sentirse a gusto, disfrutar de Cuba.

Y es en esta calle donde la música es más protagonista. No hace falta entrar en el paladar, es más, los músicos están en un balcón, fuera, deleitando a cualquiera que pase por allí. Pero claro, esto ocurre sólo cuando cae el sol.

Plazuela de Cristo

Trinidad
Si salimos de la Plaza Mayor mirando hacia la Iglesia de la Santísima Trinidad, y vamos hacia la izquierda por la calle Cristo, llegaremos a la plaza del mismo nombre.

Es una plaza pequeña, lugar de encuentro. Dominando está plaza está el Museo Nacional de la Lucha contra los Bandidos. Parece más una iglesia que un museo.

Durante la tarde, al menos cuando estuvimos nosotros, tres músicos de cierta edad tocaban música cubana, mejor que cualquiera de los que intentaban amenizar la noche en la Casa de la Música.

Sentarse en la plaza y disfrutar de la música es algo que tienes que hacer si vas a Trinidad.

La Casa de la Trova

Trinidad
Esta casa es azul intenso. Es una casa que pretende ser como la Casa de la Música pero en pequeño, en un lugar cerrado, no al aire libre.

Es un edificio que te hace sentir que estás en Trinidad, si hay alguna imagen que se me ha quedado grabada sobre esta villa, es esta Casa de la Trova.

Se encuentra en una pequeña plaza, también muy bonita, tranquila, como toda la ciudad de Trinidad.

Mercado

Trinidad
Hay un mercado que empieza por las mañanas y acaba por las tardes, antes de anochecer. Es el lugar perfecto si quieres comprar algún recuerdo. Hay decenas de puestos con cosas totalmente diferentes. Artesanías de madera, pintura, textil, realmente bonito. Parece obvio decir que este mercado es local, pero para turistas.

La noche en Trinidad

Trinidad
Trinidad es música, alegría, ron, color y más música. Las noches de Trinidad merecen la pena. Y no sólo hay que ir a la Casa de la Música, hay más lugares donde escuchar música cubana en vivo y beber unos mojitos, o daiquiris, o cervezas, o lo que quieras.

Para encontrar esos lugares en tan pequeña villa, sólo tienes que pasear y perderte, aunque sea de noche, no tengas miedo Trinidad es un lugar precioso y tranquilo.

Alojamiento en Trinidad

Como ya hicimos en La Habana, Caibarién y Camagüey, nos alojamos en una casa particular.

Elegimos esta casa por consejo de unos viajeros que conocimos por el camino, y tengo que decir que fue muy buena elección. Era una casa para nosotros tres. Enorme, con una terraza donde disfrutar de las puestas del sol mirando hacia el mar del Caribe.

Trinidad

Trinidad

La casa se llama Hostal Chino y María. Son un encantador matrimonio cubano. Ella cocina de una manera deliciosa. De hecho, dos de las tres noches que pasamos en su casa, cenamos su comida. Un día langosta, qué delicia!!, y encima muy barata.

Se encuentra en la calle Julio A. Mella (Guásima), número 324, entre las calles Lino Pérez y Agustín Bernal. Recomendada.

Cómo llegar a Trinidad

Nosotros llegamos a Trinidad en un autobús nocturno de Viazul, la empresa de autobuses para los turistas (no podemos usar los mismos que los cubanos). Estos autobuses son más caros que los que usan los cubanos, pero estos autobuses también son usados por cubanos.

Llegamos desde Camagüey, y tengo que decir que me dormí nada más subir al autobús, y por algún extraño motivo, me desperté justo cuando estaba entrando en la estación de autobuses de Trinidad.

Si tu siguiente parada es La Habana, te va a resultar más conveniente tomar un taxi, pues extrañamente, el precio es el mismo. Esto se debe a la alta demanda de viajeros que van desde Trinidad a La Habana. El precio son 25 CUCs.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies