Portugal

Qué ver en Oporto en un día

Puente Oporto

Diría que Oporto en un día no va a ser el tiempo suficiente que necesitas para descubrir los encantos que esta ciudad portuguesa tiene, pero si bien es cierto, durante nuestro Viaje al Norte de Portugal sólo reservamos un día a esta ciudad, había muchos rincones más desconocidos que queríamos conocer.

Una de las cosas que más había oído sobre esta ciudad era su estado decadente, los azulejos de sus edificios, una ciudad que mira más al río Duero que al océano Atlántico, los fados, sus cuestas… Un sinfín de historias que queríamos vivir en primera persona.

Desde nuestro centro de operaciones en Ovar nos dirigimos hacia Oporto, esa segunda gran ciudad portuguesa, si bien, la ciudad en sí apenas llega a los trecientos mil habitantes, aunque la población metropolitana sea de más de dos millones y medio.

Qué ver en Oporto

Aparcamos el coche y nos dejamos caer por la Oficina de Turismo en Oporto, donde nos indicaron los lugares más visitados o visitables de la ciudad. Aprovechamos esa calle, Avenida dos Aliados para ir bajando poco a poco hasta las orillas del río.

Poco a poco nos encontramos con esos azulejos ajados en las paredes, incluso en muchos casos, faltaban gran cantidad de azulejos, pero esa decadencia sana, como la que te puedes encontrar en Nápoles me gustaba y me sigue gustando.

Cámara Comercio Oporto

Ahí cerca se empezaban a ver los primeros palacios entre edificios desconchados, el edificio de la Cámara de Comercio de Oporto, un espléndido edificio con una torre en el medio, que recuerda a las torres de los palazzos florentinos, donde la altura de la torre era proporcional al poder y dinero de la familia moradora.

Calles Oporto

Estación trenes Oporto

Torre de los Clérigos, Oporto

Cuanto más bajábamos por esa calle se hacía más evidente que nos acercábamos a zonas más turísticas, los edificios se notaban algo mejor, se avistaban palacetes, la magnífica estación de trenes Sao Bento, no muy lejos, destacaba la Torre de los Clérigos, que quizás se haya convertido en el símbolo de la ciudad. La catedral de Oporto, que sin ser espectacular en sí misma, su entorno era agradable. Catedral que recordaba más a las colonias ultramar del vecino país luso que a una catedral situada en Portugal.

Calles Oporto

Oporto

Catedral Oporto

Ese camino no era al azar, de hecho el fin de ese día era llegar a degustar algunos de los vinos más típicos de la zona, el famoso vino de Oporto, y claro que lo hicimos, menudo placer terrenal, pero de esto, hablaré un poco más adelante.

Este camino nos llevaba hacia la Ribeira, que no es ni más ni menos que uno de los lugares más animados, con decenas de locales mirando al río, y sobre este Duero, el impresionante puente Don Luis I, diseñado por uno de los socios de Gustave Eiffel, Theophile Seyring, que consta de dos alturas, la primera permite el paso de coches y viandantes, y la segunda altura hace posible el paso del tren, multifuncional.

Ribeira

Creo que si hay un símbolo arquitectónico en la ciudad, ese es el puente Don Luis I.

Quizás fuera demasiado pronto para llevar a cabo una cata de vino de Oporto, por lo que decidimos dar un paseo por el barrio de Miragaia, con unas increíbles vistas sobre el río Duero, y el pueblo de en frente, Vila Nova de Gaia, de ahí el nombre del barrio. Además de una vida callejera muy curiosa, tanto como la estrechez y las cuestas de sus destartaladas calles. Mucha vida callejera, niños jugando, padres despreocupados, vida y más vida rebosando sus rincones.

Miragaia

Miragaia

Finalmente decidimos que era momento de cruzar el río y adentrarnos en los viñedos de Vila Nova de Gaia.
Una vez que cruzamos, fuimos en busca de Sandeman, ese cartel con la silueta de un hombre misterioso… el Zorro? No lo sé, pero ese es el punto donde las furgonetas de las diferentes bodegas te llevan hasta su bodega, te la muestran, te invitan a probar alguno de sus vinos, y puedes comprar botellas más baratas que en cualquier otro establecimiento.

Sandeman Vila Nova de Gaia

Nosotros fuimos a la bodega Grahams, ¿motivo? Fue la primera furgoneta que se nos acercó. Sin poder comparar con otras bodegas, sólo puedo decir que fue una muy grata experiencia. Nos enseñaron las barricas donde estaba reposando el vino, el proceso de elaboración, y nos invitaron a tres vinos, … no recuerdo el camino de vuelta a Ribeira.

Vila Nova de Gaia Oporto

Un recuerdo inolvidable de una ciudad inolvidable, decadente pero llena de vida, mucha luz, un río, un puente, azulejos y un gran vino, eso es Oporto.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje. Siempre pueden ocurrir situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies