Cuba

Playa de la Boca en Camagüey, tiburones y piratas

Playa de La Boca

Una de las grandes expectativas que teníamos en nuestro viaje a Cuba eran las playas, y después de nuestra muy grata experiencia en el Cayo Santa María, queríamos ir más allá y descubrir otras playas diferentes, poco o nada de turismo y mucho ambiente local.

Decidimos ir hasta el centro del país, límite con la Cuba más oriental, en teoría diferente, menos turismo y un entorno alejado de resorts. Así que llegamos hasta la provincia de Camagüey.

Nuestro alojamiento estaba en Camagüey, así que para llegar a una de las dos playas más importantes de la provincia tuvimos que recorrer algo más de 100 kilómetros. Estando en Cuba la mejor forma de hacerlo fue en un coche de época, de los años 50, que acordamos en la casa donde nos alojamos.

Playa de La Boca

Nuestras opciones eran dos, la Playa de Santa Lucía, con resorts o la playa de La Boca, junto a un pintoresco pueblo pesquero. Parecía obvio que lo que buscábamos era en la playa de La Boca, nada de resorts ni “turismo de masas”.

Playa de la Boca

Llegar a esta playa fue una más que grata experiencia. Sólo había dos pequeños chiringuitos de playa, y apenas una veintena de personas, en su mayoría cubanos disfrutando de un día de sol.

Playa de La Boca

Nada más ver la forma de la playa recordé las historias de los piratas ingleses. Hacía una pequeña bahía natural, con un parque natural a la izquierda, al que no se podía acceder desde la playa. ¿Buen refugio y escondite de piratas, no? Pues bien, pregunté, y efectivamente, ese lugar fue la morada de piratas siglos atrás.

Pero la bienvenida nos la dieron unos flamencos en una pequeña laguna frente a la playa. Esta era la segunda vez que veía flamencos en Cuba, después del Cayo Santa María, y la tercera vez en mi vida. La primera fue el año pasado en el Parque Nacional del Ngorongoro, Tanzania, pero estaban tan lejos que sólo me les pude imaginar.

Las palmeras, el agua azul turquesa y la arena blanca fueron los protagonistas. Pero además, como colofón a todo esto, a la derecha, yéndose hacia un pequeño cabo estaba el pueblo de los pescadores. Un pueblo de verdad, sin nada enfocado al turismo, salvo dos pequeños paladares, donde lo que se comía era el pescado que los pescadores habían capturado en el día, ¿Qué más se puede pedir?

Playa de La Boca

Además, gracias a la forma que tenía la playa, en cuanto te metías al agua, ya te cubría por la cintura. En nuestra visita a Cayo Santa María, teníamos que meternos bastante para que llegara a cubrir poco más arriba de las rodillas.

Sol, playa, hamaca y unos refrescos para pasar el día, ¿Qué más se puede pedir? Quizás unas cervecitas frías, pero debido a la muerte de Fidel Castro, durante 9 días era difícil escuchar música en la calle y beber alcohol.

El pueblo de los pescadores

Como si huyera de la playa hacia un pequeño cabo con un faro que indicaba los límites a los barcos, se asentaban las casas de los pescadores. Viendo pasar el tiempo, pescando, jugando a las cartas y disfrutando de un paisaje idílico.

Playa de La Boca
Playa de La Boca

Pasear por este pequeño pueblo te mostraba su día a día. Algunos preparando las mesas de sus dos paladares, otros cortando el pescado recién capturados. Otros ociosos, simplemente disfrutando de un día soleado. Y por supuesto, algunos jugando animadamente a las cartas.

Playa La Boca

Paseamos hasta el faro, vimos las gaviotas descansar sobre pivotes hundidos en el mar. Palmeras que se retorcían buscando algo, y una casa donde alojarse.

Playa de La Boca

No vimos más casas para alojarse, pero en ese momento pensamos que la mejor opción hubiera sido llegar hasta allí y pasar al menos una noche, en vez de hacerlo en Camagüey.

Esto no quiere decir que una visita al centro histórico de Camagüey no merezca la pena, ya que es Patrimonio de la Humanidad, y el nivel de conservación de sus edificios es como el que se pudiera encontrar en Europa. Arquitectura colonial en cada esquina, auténticos palacetes

Pero sí, si estás pensando en ir a La Boca en la provincia de Camagüey, te recomiendo que pases al menos una noche en este idílico lugar.

Tiburones acechando

Nos lo habían contado antes de ir, que esta playa estaba infestada de tiburones, pero tranquilo, sólo por la tarde-noche.

Y la razón por la que hay muchos tiburones es porque los pescadores, una vez que han limpiado el pescado, los restos los tiran al mar. Así pues, los tiburones saben dónde encontrar su festín.

Playa La Boca

Playa La Boca

Nosotros no los vimos, pues es a partir de las 4 de la tarde cuando aparecen por la playa y el pueblo. Un cubano estaba vigilando cómo nadaba su hijo, pendiente del reloj, a las cuatro, toque de queda, que nadie se meta en el agua. Nos contó cómo cada día a esa hora aparecían los escualos y el motivo de su preocupación.

Así pues, si vas a este increíble lugar, no te olvides de salir del agua antes de esa hora.

Alojamiento en Camagüey

Después de nuestro paso por el alojamiento Los Portales en Caibarién, un lugar más que recomendable, les preguntamos si conocían alguna casa en Camagüey donde alojarnos.

Trujillo, el dueño de la casa nos dijo que tenía una tarjeta de una casa allí, pero que no tenía ningún tipo de referencias. Después de lo bien que estuvimos con ellos, le dijimos que si le importaba llamar y reservarnos. El accedió pero a condición que le llamáramos para avisar que habíamos llegado bien y que le dijésemos qué pensábamos de la casa a la que íbamos.

Tengo que decir que la casa estaba muy bien, perfecta, pero la dueña no nos trató como nos habían tratado en La Habana y Caibarién. Sólo estaba interesada en el dinero, y su trato era bastante indiferente. No nos sentimos como en casa.

Alojamiento en La Boca

Como ya comenté antes, en el pueblo de pescadores hay al menos una casa donde alojarse, no hay hoteles. Si volviera, no me lo pensaba, me iba directamente al pueblo a pasar al menos una noche.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies