Alemania

Munich, parques y bosques dentro de la ciudad

Munich

Viene a ser una constante en Alemania que las ciudades gocen de importantes bosques en medio de la ciudad, y Munich no iba a ser menos.

Ya lo vimos en Berlín, con el Tiergarten, y en los últimos años el antiguo aeropuerto de Templehof, reconvertido en el parque de todos y todas.

Además, en estas latitudes más al norte, el parque tiene un significado especial.

Por un lado, en invierno es ese lugar donde la naturaleza invade a la ciudad y no al revés, pero a partir de primavera, cuando los días son más largos y con más luz, es el sitio perfecto donde tirarse, hacer deporte, incluso hacer un pic-nic.

Como no podía ser de otro modo, en Munich, además es el lugar perfecto donde montar un biergarten (jardines cervecería).

Son varios los parques de la ciudad, pero mis favoritos son el Jardín Inglés, Nyphemburg, Hofgarten, Jardín Botánico y en verano Tollwood.

Nyphemburg

Además de parque tiene un palacio real, de estilo barroco, pero atención, la entrada es gratis.

Desde que vamos hacia el parque hasta que llegamos, el camino está prácticamente impregnado del color verde. Seguimos el camino que nos marca un canal, pasando por un par de puentes, a lo lejos vamos viendo los edificios que componen el palacio.

Munich

El reflejo que hace la entrada del palacio en un estanque antes de llegar, ya muestra esa imagen bucólica, pero no olvides que aún sigues en el centro de la ciudad, ya que este inmenso Palacio Real, jardines, y parque está en el medio de la ciudad.

La historia de este palacio de estilo barroco encargado por los duques de Baviera a un arquitecto italiano, Agostino Barelli en el siglo XVII está un poco ligado al devenir de los conflictos bélicos de la zona.

Munich

Guerra y alianzas fueron declaradas aquí, por lo tanto, no es sólo un bonito lugar que visitar, sino un pedazo de la historia de Europa.

Guerras declaradas a Austria, pactos sellados con franceses y españoles, otro capítulo más de la sangrienta historia europea.

Munich

Como todos los palacios, este también tiene distintos pabellones y lugares donde retirarse o esconderse. Algunos de estos pabellones son Pagodenburg, Badenburg, Magdalenenklause, Amalienburg y Monopteros.

El jardín que se proyecta desde lo alto de la entrada principal, es de estilo francés con sus correspondientes flores que colorean el lugar y las estatuas que vigilan cada paso que das.

Munich

Si buscas caminos y entradas, encontrarás lugares donde puedes disfrutar de la soledad, encontrarás pequeños bosques, e incluso la Casa de las Palmeras, donde tomarte un café, una cerveza o un plato típico de Baviera.

Munich

Jardín Inglés

Quizás sea mi favorito, pero resulta difícil elegir parque en este caso.

¿Te imaginas a un surfista en Munich? Cuando digo surfista me refiero a alguien vestido con el neopreno y caminando por la ciudad con una tabla de surf.

Si ves a alguien así en Munich no te pienses que está loco, no. Lo que ocurre es que en el Jardín Inglés hay un lugar donde poder hacer surf sobre el río Isar de forma natural.

Munich

Resulta que para canalizar este río en su entrada al parque, disminuyeron mucho la anchura del cauce, por lo que el agua entra con una fuerza increíble que los intrépidos muniquenses usan para hacer surf.

Esta es la primera de una seria de sorpresas que te depara este lugar, de nuevo, en el centro de la ciudad. Esta lugar de surfistas se encuentra pasando la Haus der Kunst.

Atravesar el parque es atravesar infinitas esplanadas y lugares boscosos, que la gente aprovecha para salir a correr, a andar en bicicleta, a tumbarse y relajarse, sobre todo cuando el buen tiempo acompaña, etc.

Munich

Me llamó mucho la atención el contraste de colores, los diferentes verdes brillantes, la arenilla blanca de los caminos, el azul del cielo, de nuevo, el bosque invade la ciudad.

Munich

Dicen que es uno de los parques o bosques urbanos más grande de Europa. El más grande es Phoenix Park en Dublín, y sí, ahí también hemos estado.

El parque es inmenso, y está dividido, digámoslo así, en varias partes.

El inicio del parque del que ya hemos hablado, luego viene la torre china. Que es una torre de estilo oriental con un enorme biergarten que la rodea, algo que no puedes perderte.

Munich

Más adelante se encuentra el lago con la Casa del Jardín Inglés, y continuando, nos vamos encontrando más bosque, jardines y lugares de recreo.

Hofgarten

Antes de llegar al Jardín Inglés seguramente hayas pasado por el Hofgarten.

Munich

Se entra a través de la Odeonplatz, y este sí nos va a recordar a los jardines ingleses que tenemos en mente.
A la derecha queda el Palacio Real Residenz, a la derecha varias galerías y el Museo del Teatro, y de frente el increíble edificio que es sede de la Cancillería de Baviera.

Munich

En el centro del jardín hay un pequeño templo dedicado a la diosa Diana, diosa de la caza.

Munich

Jardín Botánico

De todos los parques este es el más pequeño de todos, pero no por ello el menos agradable.

Munich

Tiene una gran fuente con una impresionante estatua de Neptuno.

Hay un pequeño biergarten, estos que no falten, y mucha densidad de árboles en tan poco espacio. Es la entrada ideal para empezar a ver el Munich del partido nazi en Konigsplatz y alrededores.

Munich

Tollwood

Este es el parque al que tienes que ir si visitas Munich durante los meses de Junio a Septiembre, pues es ahí donde se celebra todos los días el que ellos llaman Tollwood Sommerfestival.

Está lleno de casetas de comida y bebida de todo el mundo, así que puedes elegir qué sabores quieres probar.

Hay carpas con música en directo y gratis, y se encuentra al lado del estadio Olímpico y Olimpiapark, de hecho todo esta área es el área que se utilizó durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Munich en 1972.

Hay más parques en la ciudad, pero estos son los que pude visitar y los que más me gustaron. Sin duda Munich tiene muchas cosas que ofrecer a los visitantes.

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies