Francia

Marsella, las Calenques y la Costa Azul

Marsella


Marsella es una de estas ciudades que cuando se nombra todo el mundo conoce, pero que realmente muy poca gente visita, en estos términos podríamos compararla con Nápoles, no muy visitada, pero conocida por todos.

Quizás sea un destino de estos que Ryanair te tienta con unos precios bajos, al menos así era hace unos años, y un billete barato fue la excusa perfecta para pasar unos días en la ciudad gala, y degustar las delicias de la ciudad, bullabesa, ratatouille, creps y croisants, y una de las bebidas más famosas para los aperitivos, el pastis.

pastis Marsella

Los franceses son muy suyos, y más aún reivindicando su idioma y su comida, tanto que la primera anécdota del viaje fue que intentando comprar un billete de metro, la mujer al oirnos pedirlo en inglés, contestó de una forma un tanto ruda, pero en cuanto dijimos que veníamos de España, su cara cambió, muy amable nos atendió, y es que de todos es sabido la rivalidad histórica entre los dos países, muchos ríos de sangre han corrido a lo largo de los siglos.

¿Qué ver y qué hacer en Marsella?

Pues Marsella es ciudad de calles estrechas, andarlas y perderse por ella. No pretendas encontrarte una ciudad al estilo de París, porque no lo es, pero sí, notarás un ambiente completamente Mediterráneo, luz, mucha luz, quizás por eso la costa donde se encuentra se llame la Costa Azul.

Nosotros nos quedamos en un hostel cercano a la parada de metro Noailles, un barrio muy barrio, donde la vida pasa, y casi lo más excepcional es encontrarse un turista. Desde la terraza de una croissantería cercana al hostel, con un café olé (au laite) en una mano, y en la otra un croissant veíamos pasar la vida de los marselleses, nos convertimos en sus espectadores, por la mañana cambiábamos los papeles.

Son varios los lugares para visitar en la ciudad, pero también es una ciudad disfrutando de la tranquilidad, quizás no haya que ir con prisas para ver todo, poco a poco se va viendo, y se puede ir a cualquier lugar andando, eso sí, las cuestas pueden ser un factor negativo, pues son muchas y muy acusadas. Quisimos alquilar bicicletas públicas, pero en aquella, el sistema no estaba preparado para alquilarlo a turistas, quizás hoy haya cambiado.

Marsella es una ciudad que mira al mar, su vida es el mar, y el mar la da vida. Y tanto es así que cada mañana los barcos pesqueros llegan hasta el Vieux Port donde los lugareños pueden comprar el pescado directamente a los pescadores.

Vieux Port Marsella

Este puerto parece que aún siendo viejo, vieux significa viejo en francés, sigue teniendo la vitalidad de un adolescente, rodeado de restaurantes, gente, los barcos, el mar y las gaviotas sobre volando.
Y es en este puerto donde se encuentra el Hotel de Ville, ayuntamiento de la ciudad y los Muelles Romanos, ya en el siglo VI a.C había actividad en este enclave.

Uno de los lugares más espectaculares de la ciudad es el Parque Longchamp, con una espectacular fuente y dos pequeños lagos. Los edificios que lo flanquean recuerdan al Palacio Real de Viena, Schonbrunn. Si miramos de frente a la fuente principal, a la izquierda tenemos el Museo de Bellas Artes, y a la derecha el Museo de la Historia Natural de Marsella, nosotros no entramos.

Parc Longchamp Marsella

Parc Longchamp Marsella

Subir hasta la parte más alta ofrece unas preciosas vistas sobre la ciudad. Y además nos da la entrada a este enorme parque. Si hay buenas vistas significa que está en una zona alta, así que ya habrás adivinado que para llegar hasta él, hay que andar hacia arriba, el Boulevard Longchamp, como ves, pérdida no tiene. Pero realmente merece la pena. Si crees que no te apetece llegar hasta allí, siempre puedes coger el tranvía, que tiene una parada justo enfrente de la entrada, aunque el paseo merece mucho la pena.

Basílica Notre Dame de la Garde Marsella

Callejeando llegamos hasta la Basílica de Notre Dame de la Garde, andamos bastante, pero para llegar hasta ella, tuvimos que subir por una carretera con a penas acera hasta llegar a la parte más alta, estoy seguro que hay un autobús público que te lleva hasta allí si no te apetece subir andando.

Basílica Notre Dame de la Garde Marsella

Pero tengo que reconocer que pasear por las calles de Marsella en verano, saber que están ganando altura, y darte la vuelta para ver el paisaje urbano que te regala la ciudad, es algo que nos gustó mucho.

No hace falta decir que desde la Basílica las vistas son increíbles, el puerto a la izquierda y toda la ciudad de frente. Seré yo, pero no me canso nunca de mirar las ciudades desde sus puntos más altos. No estuvimos de noche, pero creo que las vistas deber ser si cabe, incluso más espectaculares.

Basílica Notre Dame de la Garde Marsella

Si hay un barrio que es especial en la ciudad es Le Parnier, barrio bohemio, callejuelas con las casas de ventanas de madera coloridas, calles estrechas, y de repente, zas, una plaza, por ejemplo la Place des Moulins, un bar pequeño, hacemos parada para tomar el aperitivo con la bebida de la ciudad, el pastis.

Pequeños talleres donde se hace el jabón de Marsella, sí, porque ese jabón con ese olor tan característico es de Marsella. Como puedes comprobar son muchas las cosas que vienen de aquí.

Le Parnier Marsella

Cerca nos encontramos con la Catedral de La Mayor, un edificio que parece mirar más a la ciudad que al mar, y eso que lo tiene justo en frente. Curiosamente, siendo una catedral se parece a la Sinagoga Nueva de Florencia, si es que Europa es un pañuelo!!

Catedral La Grand Marsella

De nuevo volvemos al puerto viejo, pero si vamos hacia el mar, nos encontramos con la fortaleza medieval de San Juan es una ciudadela, un lugar que te lleva a otros tiempos históricos, y de nuevo, la vista a esa Costa Azul, un lugar precioso.

Fortaleza Marsella

Y cuando hablamos de una ciudad costera, siempre pensamos en la playa, pues bien, hay alguna playa, pero pequeña, y las más popular de la ciudad, y que además se encuentra justo en el centro, al lado de la fortaleza de San Juan, está la playa de los Catalanes, con la cercanía de Marsella con Cataluña tampoco es de extrañar que se usen estos nombres, mucha influencia en ambas ciudades.

Lo malo de una playa así es que siendo pequeña, estando en una ciudad con una población cercana al millón de habitantes está demasiado llena de gente, además la playa no es de arena fina, más bien gorda, pero para refrescarse un poco, sí que merece la pena.

Un lugar llamativo y muy pintoresco de la ciudad, fue un descubrimiento que hicimos perdiéndonos por sus calles. De repente, nos asomamos por casualidad a una calle, y cual fue nuestra sorpresa cuando observamos pequeños barcos de pesca, como aparcados a la puerta de las casas de los pescadores, literal, un minupuerto urbano con salida al mar. Se encuentra en la ensenada de Malmousque.

Cala Marsella

Cala Marsella

Cala Marsella

Las Calenques y el Conde de Montecristo

Las Calenques son un conjunto geológico impresionante muy cerca de Marsella, de hecho se pueden hacer excursiones, que es lo más habitual. Impresiona de este lugar sus impresionantes acantilados en contraste con el azul turquesa de sus aguas. Es una excursión que realmente merece la pena. Las salidas de esta excursión se hace desde el Vieux Port, el centro neurálgico de la ciudad.

Marsella Calenques

Marsella Calenques

Marsella Calenques

Además este lugar tiene algo de especial, sí, la isla de If con el Castillo de If o más conocido como el Castillo de Montecristo, ya que es allí donde transcurre la historia del Conde de Montecristo en la novela del mismo nombre del escrito Alejandro Dumas.

Isla Montecristo Calenques Marsella

La foto del pastis pertenece a FreeBirdTravelBlog.com

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies