Sri Lanka

Galle, el fuerte holandés

Galle

La ciudad fortificada de Galle está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y desde luego, su fuerte holandés y su intramuros bien lo merecen.

Se puede decir que el grado de conservación es excelente, y todos los edificios dentro del fuerte hacen pensar que estuviéramos en esa época colonial, con sus iglesias, el reloj, el faro y los huecos del fuerte donde estuvieron una vez los cañones preparados por si otros colonos extranjeros pretendían atacar Galle.

Galle

Galle

Qué ver en Galle

Se puede pasear por el perímetro del fuerte y ver el infinito mar al sur, con los cargueros en espera de entrar en el nuevo puerto de la nueva ciudad, a la que se accede saliendo del fuerte.

Galle

Dentro del fuerte hay una pequeña playa de aguas prístinas y con apenas profundidad donde cualquiera puede tomar el sol y un baño, lugar concurrido por locales, pero bienvenidos sean los viajeros. Se puede tomar un baño en bikini, aunque las locales lo hagan vestidas.

Galle

Este mundo intramuros, lejos del caos del exterior, tan típico en todo el país, está lleno de edificios que bien pudieran encontrarse en cualquier ciudad europea. Es un trozo de Europa en Sri Lanka.

El faro y la Torre del Reloj son, quizás, los lugares más fotografiados, y los referentes para moverse por este pequeño intramuros. Pasear por calles y callejuelas llenas de tiendas, cafés, etc. Sí, es cierto, está lejos de la realidad de Sri Lanka, y bien parece un oasis para extranjeros lejos del ruido y humo del exterior, de la ciudad nueva.

Galle

Galle

Bien es cierto que Galle es uno de los lugares de Sri Lanka con mayor número de turistas en cada esquina, y con sus casas coloniales, si no fuera por la presencia de tuk-tuks, podríamos pensar que estamos en Europa.

Galle es el recuerdo de la colonia holandesa. Y como todos los países europeos que colonizaron, gran parte de la impronta que dejaron fue en forma de iglesias. Y esta ciudad colonial aún posee esa huella.

Galle

Galle

Más allá del fuerte de Galle

Pero para comer, sin duda, el mejor lugar está cerca de la estaciones de autobuses, a penas 10 minutos del fuerte, donde hay un restaurante con una pastelería grande en la planta baja, estando el restaurante en la planta superior.

La comida es excelente y barata, lugar concurrido por locales y algún que otro turista, su nombre es South Ceylon Backery. Si se necesita hacer alguna compra, justo al lado hay un supermercado con todo tipo de artículos comestibles.

Alrededores de Galle

Los alrededores de Galle son también un buen lugar para visitar, si se desea algo más que casas coloniales, en autobús público se puede acceder a una playa, Unawatuna, a unos 15 minutos de Galle.

Galle

Alojamiento en Galle

El alojamiento en Galle no es precisamente barato, pero tampoco caro en exceso, y hay gran oferta de alojamiento dentro del fuerte.

Nosotros nos alojamos en el Fort Inn Guest House. Yo lo llamaría hotelito con encanto. La habitación estaba genial, de madera, y en la cama un dosel. Pero desde luego lo mejor es la terraza en la parte de arriba, donde cenar, o tomar algo, o conocer otros viajeros. Puedes encontrar más información o reservar este alojamiento en este enlace, Fort Inn Guest House.

Puedes ver la diferentes opciones para alojarte aquí, Alojamiento en Galle.

Llegar a Galle y salir de la ciudad

Se puede llegar a Galle en transporte público desde Mirissa por apenas 4 euros por persona. Nosotros preguntamos en nuestro alojamiento de Mirissa cuál era el autobús que nos llevaba hasta allí.

La estación de trenes de Galle tiene servicios diarios a Colombo.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje, más aún si lo haces fuera de Europa. Siempre pueden suceder situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies