Portugal

Cabo Espichel, la mejor puesta de sol

Cabo Espichel

Si ya he hablado de la luz que la ciudad de Lisboa siempre desprende, o al menos durante los casi diez días que anduve por la zona, también tengo que hablar de una de las puestas de sol más espectaculares que he visto jamás, desde el Cabo Espichel. Otra de las puestas más impresionantes que he vivido ha sido desde la isla de Gili Air, Indonesia, con el Gunung Agung de Bali al fondo, increíble.

Cabo Espichel

Cómo llegar hasta Cabo Espichel

Llegar hasta el Cabo Espichel es un buen paseo desde Lisboa o desde Costa da Caparica que es donde estaba nuestro apartamento base. Alrededor de 44 kilómetros y cincuenta minutos conduciendo, pero he de decir que merece la pena, el lugar en sí es remoto, curioso, incluso algo tenebroso, porque uno de los lugares hasta donde llegas es una iglesia abandonada, pero en relativo buen estado, aunque con todas las ventanas tapiadas.

Cabo Espichel

Como llegas hasta Cabo Espichel

Nosotros llegamos cuando empezaba a anochecer, y no había ni una sola persona más, por lo que podíamos disfrutar del romper de las olas, ese sonido del mar que te hace recordar que la naturaleza está ahí y es más poderosa que tú, no lo olvides.

La soledad del lugar es increíble, quizás porque era Septiembre y tuvimos suerte que no hubiera nadie, pero disfrutamos paseando y viendo el mar, pensando en que desde ahí hacia el oeste sólo estaban las islas Azores, y unos cuantos miles de kilómetros.

Esto es algo que se repite en mi interior cada vez que miro el horizonte del mar, ¿Qué hay después de esto? El Atlántico siempre me recuerda la gran deuda pendiente que tengo con Sudamérica, aunque este año visitaremos Cuba, y sólo he estado en México, que no se considera Sudamérica, pero sí latino américa.

Recuerdo que una de las respuestas a ese ¿Cuál es el siguiente lugar habitado después de este mar de por medio? Fue Cuba, pensé en La Habana, pensé en el Malecón, y bueno, esas increíbles playas del Caribe.

Paseamos por el Cabo Espichel mientras veíamos como el sol se iba poniendo, primero por los alrededores de la iglesia y viendo los acantilados, llegamos hasta el faro del cabo.

Cabo espichel

Voy a sincerarme, hace muchos años que pensé que la mejor profesión del mundo era ser farero, por varios motivos, la cercanía al mar y la soledad de los faros, alejados del mundo. La sencillez del trabajo y la cantidad de tiempo libre del que se podría disponer, y quizás el punto romántico de una profesión llamada a extinguirse.

Con el tiempo me ha quedado el recuerdo de todos los faros que he visitado, aunque ahora ya sé que no quiero vivir en un faro ni ser farero.

Poco más se puede hacer en un lugar así que no sea disfrutar del entorno, pasear y ver el horizonte cómo cambia de color, desde el azul del día, al naranja del atardecer hasta el azul más oscuro, una delicia para todos los sentidos.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje. Siempre pueden ocurrir situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Me fascina viajar, y hasta cierto punto estoy obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies