Rumanía

Brasov, la ciudad de los osos de Transilvania

Museo historia judía Brasov

Brasov es una ciudad que nos abre el camino hacia Transilvania, una de las regiones más visitadas de Rumanía, el mito de el Conde Drácula es un atractivo y un gancho increíble, como un imán que te lleva, te atrae y ese poder de atracción no lo puedes evitar, de modo que te dejas llevar, y un día te encuentras allí, en este caso es Brasov.

Brasov

Brasov es un sitio bastante particular, una de las cosas que más van a llamar la atención del visitante es que se encuentra entre montañas, y es que los Cárpatos son impresionantes, y a la ciudad de Brasov, además son murallas difíciles de pasar. Otra curiosidad del lugar, es el cartel a lo Hollywood, indicándonos que nos encontramos en Brasov, que no se nos olvide.

Cartel Brasov

Los osos, sí los osos, son una constante en la vida diaria de la ciudad, se pueden ver osos por el centro de la ciudad, especialmente de noche, y por supuesto por las afueras, buscando comida en los contenedores de basura, puede resultar curioso, pero a la vez es triste ver cómo los animales han visto invadido su territorio por las ciudades, y su forma de comer y cazar cambia, del campo a los contenedores de basura. En principio, si se ve uno, lo mejor es alejarse, no atacarán, pero no hay que fiarse, todos los años muere alguien atacada por los osos, incluso algún turista en el centro de la ciudad ha sido atacado, pero son casos muy aislados.

Otra de las curiosidades de Brasov, y en general de la región de Transilvania es su alto grado de nacionalismo, ellos se sienten transilvanos por encima de rumanos. Esto viene dado por la historia de la región, que en una época fue dominada por los alemanes, y si he de ser sincero, muchos de los habitantes de Transilvania tienen rasgos más propios de los alemanes que de los rumanos.

En Transilvania tienen un gran apego a su región y a su cultura, diferente del resto del país. Rumanía es un país tan grande, y en muchos casos de tan difícil acceso, e históricamente con fronteras que han indo cambiando, que las regiones han ido desarrollando sus propias culturas, y por supuesto, Transilvania es un claro ejemplo.

Son muchas las cosas que se pueden hacer y ver en y desde Brasov.

¿Qué ver en Brasov?

Después del breve paso por Bucarest, puede que pensemos que la norma va a ser encontramos lugares destartalados, descuidados, decadentes… pues en Brasov nos llevamos una sorpresa, ya que la ciudad es muy bonita, con muchos lugares encantadores, propios de una ciudad centro europea, y es que además, si el tiempo acompaña y el sol llena de claridad Brasov, se va a notar hasta en las caras de sus habitantes, más amables aún.

Brasov

La calle más recorrida, más visitada, más comercial, la arteria principal del centro histórico es la Calle Republicii, con decenas de tiendas, casas de cambio de moneda, con mucha gente paseando por ella, una calle peatonal, una primera bienvenida a Brasov. Esta calle nos lleva directamente a la plaza de Sfatulu con el Museo de la Historia Judía, la Iglesia Negra no se encuentra muy lejos de esta plaza.

Strada Republicii brasov

Museo historia judía Brasov

El nombre de Iglesia Negra se debe a un incendio que tuvo lugar con motivo de una invasión austriaca en el siglo XVII, su nombre original era Catedral de Santa María. Es la iglesia más importante de la ciudad.

Iglesia Negra Brasov

Si algo merece la pena mucho en Brasov, es dedicar un par de horas a perderse por las calles del centro, son muchos los recovecos que nos va a mostrar, hay que aprovechar la tranquilidad que nos da Brasov, el murmullo de la rutina diaria, sus casas pintadas en tonos pastel. Además no es muy grande, y debido a que estamos flanqueados por las montañas, y con el muy visible cartel hollywoodiano Brasov, visible desde cualquier punto, resulta muy difícil perderse, y si nos perdemos, rápidamente nos volveremos a encontrar, ya sea solos o con la amabilidad de algún local.

Calles Brasov

Son varios los bastiones de la ciudad, uno de los más famosos es el Bastión Graf, pero no es el único.

Este bastión, nos da la bienvenida al parque Belvedere, allí nos encontraremos con dos torres, la Torre Blanca, justo enfrente del bastión, y la Torre Negra, a la derecha de la Torre Blanca. Esta puede ser una visita para ver el atardecer, ya que las vistas que nos ofrece de la ciudad bien merecen un paseo hasta allí.

Podemos terminar el día en cualquiera de los bares que nos encontremos tomando una cerveza Ursus Black.

¿Qué ver en los alrededores de Brasov?

En los alrededores de Brasov se encuentra uno de los lugares más visitados de todo el país, el Castillo de Bran, conocido como la residencia de Vlad Tepes, el Conde Drácula, pero la realidad es bien distinta, ya que Vlad Tepes nunca estuvo en este castillo, sino en la fortaleza de Poenari.

En cualquier caso este castillo fue el que inspiró a Bram Stoker en su novela Drácula.

Rasnov

Pero antes de llegar al Castillo de Bran, otra para obligada es la pequeña localidad de Rasnov, esta localidad es muy pequeña, pero a la vez llamativa, de la misma manera que hay un cartel al estilo Hollywood en Brasov, hay otro igual en Rasnov indicándonos que hemos llegado a Rasnov.

Cartel Rasnov

Esta pequeña localidad es visitada principalmente por la fortaleza que hay en lo alto de una pequeña montaña, con unas vitas espectaculares, desde donde siglos atrás se podía vigilar toda la zona para poder divisar al enemigo.

Fortaleza Rasnov

Fortaleza Rasnov

Fortaleza Rasnov

Una vez que hemos visitado Rasnov y hemos hecho un pequeño descanso, es momento de encaminarse hacia el castillo de Bran.

Castillo de Bran

Este castillo es como de cuento, un lugar que parece incluso siniestro, quizás esto se deba a toda la leyenda derivada del conde Drácula, pero antes de llegar hasta el mismísimo castillo nos vamos a encontrar con una bienvenida dada por decenas de puestos de recuerdos, muchos de ellos siniestros de nuestra visita a Bran.

A pesar de que Vlad Tepes, quien inspiró a Bram Stoker para su novela, no vivió allí, quizás saber algo de su vida para ponernos en contexto sea interesante.

Su nombre era Vlad Dracul, no se sabe con certeza el origen del apellido, pero hay quienes dicen que puede deberse a que su padre pertenecía a la Orden del Dragón, dragón se traduce en rumano como Dracul.

Este personaje nació en Sighisoara, también es Transilvania, y de hecho, allí aún se conserva su casa, dentro de la ciudadela que se puede visitar.
Tuvo una infancia bastante traumática, puesto que fue entregado a los turcos por su padre cuando era joven, esta entrega se debió a que su padre quería mostrar sumisión al sultán otomano.

Hay varias leyendas que dicen que sufrió abusos sexuales durante su estancia en Turquía, también otro hecho traumático fue su vuelta a Rumanía, donde se enteró que su padre había sido asesinado apaleado y a su hermano le habían quemado los ojos con un hierro incandescente y más tarde lo habían matado. Desde luego la Edad Media fue una época muy oscura y sanguinaria en Europa.

Como noble de la época lo que buscaba básicamente era tener poder y controlar territorios, aquellos que eran sus enemigos los empalaba, Tepes significa empalador. Se ha documentado que hasta cien mil personas pudieron morir empaladas por orden de Vlad Tepes. Uno pudiera pensar que los abusos sexuales que supuestamente recibió en Turquía junto con las violentas muertes de su padre y hermano llevaron a convertirlo en un sanguinario empalado, no hay que olvidar que mucho era empalados por el recto.

El castillo está en un enclave que podría denominarse como precioso, lleno de árboles, verde, en una loma, blanco por fuera y por dentro, como te puedes imaginar de las películas, un castillo para recorrer con tranquilidad y que cada uno lleve a su imaginación lo que quiera, ¿Te atreverías a pasar una noche ahí solo/a? Creo que yo no, demasiada sugestión alrededor del Conde Drácula.

Castillo Bran

Castillo Bran

Castillo Bran

Castillo Bran

Castillo Bran

Cómo ir a Rasnov y Bran desde Brasov

Ir de Brasov a Rasnov en transporte publico.
Rasnov se encuentra a mitad de camino entre Brasov y Bran, la mejor forma es ir en autobús público, barato, pero eso sí, hay que ir hasta una estación de autobuses donde cogerlo. Hasta esa estación de autobuses se puede ir en autobús urbano o bien en taxi. Para saber cual es el autobús que necesitamos, lo mejor será preguntar en el alojamiento donde estemos, pues me da la impresión que números y rutas pueden cambiar con cierta frecuencia.

Ir de Rasnov a Castillo de Bran en transporte publico
En Rasnov hay que preguntar y mucho par conseguir llegar a la parada, en nuestro caso nos indicaron varias diferentes, hasta que una persona que iba a Bran no acompañó hasta la parada. La parada como tal era inexistente, en una curva, junto a un guarda rail, pero al cabo de un rato el autobús llegó.

Volver desde castillo de Bran a Brasov directo en transporte publico
Desde Bran a Brasov hay alrededor de 32 kilómetros, y hay un autobús directo que se coge en una parada junto donde se sitúan los puestos de souvenirs. Los precios de los autobuses son bastante bajos, y es un trayecto agradable. Cualquier rumano intentará ayudarnos para que lleguemos bien a nuestro destino, son gente encantadora.

Saliendo por la mañana no demasiado temprano se puede visitar Rasnov y Bran llegando de nuevo a Brasov sobre las cinco y media o seis de la tarde. Viaje bueno, bonito, y sobre todo barato.

Alojamiento en Brasov

Un alojamiento en Brasov es el Hostel Rolling Stone, sí, el mismo nombre que la banda de Mick Jagger.
Hay muchos, y quizás este no sea el mejor, pero es el único que conozco. No es de gran calidad, al menos en el 2012 pero el precio no estaba nada mal.

Puedes ver otras alternativas para alojarte en el siguiente enlace, Alojamiento en Brasov.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje. Siempre pueden ocurrir situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies