Alemania

Berlín y la Segunda Guerra Mundial

campo de concentracion Berlin Sachsenhausen


Berlín fue una de las ciudades protagonistas de este negro episodio en la historia de la humanidad, una historia que nos debería hacer reflexionar para no volver a caer en los mismos errores.

Quizás sea este motivo por el cual los berlineses no quieren olvidar lo que ocurrió, y la huella queda en muchos edificios, donde aún se pueden ver los impactos de las balas y otros proyectiles, el recuerdo vivo, ver de primera mano todos y cada uno de los lugares que tuvieron su lugar en la historia, triste, pero historia al fin y al cabo.

Aquí os dejamos un recorrido por estos lugares, todos merecen la pena, aunque bien es cierto que la reflexión sobre lo que ocurrió y ver tan de cerca, incluso sentir y saber que en ese mismo lugar donde te encuentras murió gente, o vivió el terror de la guerra puede resultar duro, pero también es una lección de humanidad.

Berlín subterráneo

Al norte de la ciudad, junto al parque Humboldthain, en la calle Brunnenstrasse (la parada de metro más cercana es U Osloer Str.), se encuentra la entrada al Berlín subterráneo. El recorrido es por turnos, por lo que tocará esperar hasta que termine un tour y empiece el siguiente, hay guías de diferentes idiomas, incluido el español, los guías son muy agradables y tienen un gran conocimiento de que hay ahí abajo, así como de lo que ocurrió.
Berlín subterráneo es un proyecto de una asociación interesada en conocer la historia de Berlín a través de su submundo.

Son numerosas las anécdotas que te cuentan, la que más me impactó fue aquella en la que contaban, que debido a la necesidad económica del gobierno nazi para sufragar los gastos que suponían la guerra, y para mantener siempre en situación de tensión a la población, se les obligaba a comprar un kit anti ataque biológico, que constaba de una ridícula máscara de gas, y otros utensilios inútiles, pero al fin y al cabo, si alguna vez los tenían que usar morirían, por lo que nadie podría quejarse de la inutalidad de la obligación de comprar el kit, asombrosa la capacidad del gobierno nazi para manipular y sacar el poco dinero de los alemanes de una forma tan fríamente calculada.

La humedad de los túneles, la oscuridad, los bombardeos sobre la ciudad, una auténtica locura que merece visitar.
Aquí el link a la web para tener una información más detallada sobre los distintos recorridos. http://berliner-unterwelten.de/inicio.1.2.html

Topografía del terror Berlín

Topografía del terror
Cerca de Postdamer Platz se encuentra la Topografía del Terror, en la calle Niederkichnerstrasse se encuentra otro pedazo del muro de Berlín, y desde hace unos años, un edificio que contextualiza lo que allí ocurrió.
El edificio que se encuentra al lado pertenecía a lo que fue la cárcel más importante de la Gestapo donde la crueldad nazi tomo su máxima expresión.

Merece la pena entrar en el nuevo edificio y ver todos los paneles, pararse a leerlos y entender un poco más que pasó allí.

Como curiosidad, cerca de la Topografía del Terror se encuentra un edificio blanco, este pertenecía al ministerio del aíre, conocido como Luftwaffe, casualmente o no, no fue bombardeado.

El pintalabios y la polvera, Iglesia Kaiser Wilhelm

Si hay un ¨monumento¨curioso e interesante en Berlín, y una muestra ¨viviente¨ de lo que supuso la 2 Guerra Mundial y sus bombardeos en los núcleos urbanos, su destrucción, el miedo de los civiles y la muerte, este es la iglesia Kaiser Wilhelm.

El pintalabios y la polvera Berlin

No se ha reconstruido el campanario que fue bombardeado, si no que que se construyó un moderno campanario al lado, de ahí viene el nombre de la polvera (la iglesia bombardeada) y el pintalabios (el campanario moderno construido al lado). Se puede hacer una visita por dentro, pero quizás lo que más importante es la imagen impactante y de recuerdo de las miserias de la guerra.

Se encuentra en la calle Budapester Strasse, y las estaciones de metro más cercanas son Zoologischer Garten o Kifurstendamm, pero como siempre, un paseo por Berlín desde el Palacio de Charlottenburg bajando por la avenida Otto Suhr y más tarde Hardenbergstrasse, es un paseo que puede durar una hora, pero ver el Berlín que no está en el recorrido turístico también merece la pena.

Memorial a los judíos
Este memorial que se encuentra entre la Puerta de Brandemburgo y Postdamer Platz, en la calle Ebertstrasse.

Memorial de los judios Berlín

Este laberinto de bloques de cemento de diferentes alturas, donde perderse.
A pesar de que el arquitecto que lo diseñó, Peter Eisenman pretendía crear un lugar sin orden donde la consciencia humana y su razón no estuvieran presente. Sin entender muy bien ese fin del diseñador, la sensación de angustia, la sensación de perderse en un laberinto gris está presente si el visitante se zambulle en su interior, pero debido a la gran afluencia de turistas, incluso pretender la foto sin nadie al lado es prácticamente imposible.

Memorial de los judios Berlin

Checkpoint Charlie

Checkpoint Charlie, como su nombre indica, era uno de los principales pasos fronterizos, para atravesar el muro, entre la zona que controlaba Estados Unidos y la zona soviética.

Digamos que este paso fronterizo era el paso de los funcionarios de ambos lados, extranjeros y militares. Los civiles que intentaron atravesarlo no lo consiguieron todos.

Checkpoint Charlie Berlin

Checkpoint Charlie tiene una caseta fielmente reconstruida, con unos sacos rellenos de cemento, y un gran cartel, donde hacia el oeste mira un soldado soviético y hacia el este un soldado americano.

Se encuentra en el barrio del Mitte. Otra curiosidad es la parada de metro que se encuentra ahí, Checkpoint Charlie, que durante la época del telón de acero, el túnel estaba tapiado, para no poder pasar hacia el otro lado.

Aeropuerto Tempelhof

Este aeropuerto era el símbolo del gobierno nazi, desde donde los aviones de guerra aterrizaban y despegaban.

Llegó a ser antes de la 2 Guerra Mundial uno de los aeropuertos más importantes del mundo, con un tráfico increíble, esto se debía a la cercanía con el centro de la ciudad, actualmente se encuentra en el centro de la ciudad, en el barrio de Tempelhof. La parada de metro para llegar hasta allí es Platz de Luftbrücke.

Tempelhof Berlin

Después de la 2 Guerra Mundial fue el bloque americano el que tomó la titularidad, y ni se sabe el número de aviones de ambos lados del muro llegaron a aterrizar de forma secreta.

Tempelhof Berlin

Desde su cierre en el año 2008, poco a poco se ha ido convirtiendo en un parque, el parque de los berlineses, donde pasean a los perros en lo que eran las antiguas pistas y terminal, patinando, jugando con cometas, es otro ejemplo de cómo los berlineses son capaces de convertir los espacios de la ciudad es suyos propios, para su disfrute.


Campo de concentración Sachsenhausen
El lugar de la vergüenza, del terror, del miedo, de la muestra de la mayor crueldad del ser humano es un campo de concentración, y Berlín también tiene el suyo, Sachsenhausen. Se encuentra a las afueras de Berlín, en Oranienburg, para llegar hasta allí, hay que coger el metro y pararse en la estación de metro de ese mismo nombre, se tarda alrededor de una hora. Una vez allí, se puede coger un autobús que pasa cada hora o se puede ir andando, se llega en 20 minutos.

campo de concentracion Berlin Sachsenhausen

La entrada es gratuita, aunque se admiten donaciones.

Cuando se entra por la puerta principal, se puede leer en alemán, Arbeit Macht Frei, (el trabajo te hará libre), en un principio este campo se diseñó para encarcelar disidentes políticos, y después de un periodo de tiempo algunos salían, pues se supone que se habían rehabilitado. Pero poco a poco se fue convirtiendo en un infierno terrenal, hubo varias ampliaciones, hasta convertirse un campo de concentración bastante grande.

campo de concentracion Berlin Sachsenhausen

La sensación es extraña, no se puede considerar como una visita cultural, si no como un viaje a lo que no debiera suceder nunca más. El viento y el ruido de las hojas y ramas de los árboles, la desolación y saber qué es lo que ocurrió allí, marca la visita.

campo de concentracion Berlin Sachsenhausen

Es fundamental, o bien coger una audio guía o hacer visita guiada, ya que alguien tiene que explicar qué ocurría donde se fusilaba a los prisioneros, la morgue donde se experimentaba con los umbrales del dolor, multinacionales como Bayern hacían experimentos con prisioneros. Las cámaras de gas y las incineradoras, la fábrica de ladrillos, la materia prima era la ceniza de los prisioneros que habían sido asesinados en las cámaras de gas y más tarde incinerados. Las fosas con toneladas de cenizas con piedras encima (tradición judía), en fin, una visita no ya recomendada, sino obligatoria.

campo de concentracion Berlin  Sachsenhausen

campo de concentracion Berlin Sachsenhausen

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies