Alemania

Berlín Histórica

Berlin Historica


La vieja Europa tiene un pasado bélico, de guerras entre los diferentes países que con el paso de los años se iban reconfigurando, el mapa de Europa era cambiante, y lo sigue siendo, ya en los noventa con la guerra de la antigua Yugoslavia, que terminó a principios del nuevo siglo, puso sobre el mapa nuevos países, nuevas fronteras y nuevas tensiones.

De este a oeste y de norte a sur las guerras se han ido sucediendo, las diferentes formas de gobierno, invasiones, anexiones, separaciones, reconciliaciones. Tantos siglos de vida de esta vieja Europa que no pasan desapercibidos en el paisaje de cada una de las ciudades que conforman el continente. Y no sólo las capitales, si no aquellas que fueron antiguas capitales, que tuvieron importancia por la confluencia de caminos, mercados, inventos, religión, miles de circunstancias.

Recorrido por la Berlín más histórica

Un buen ejemplo de lo que fue y es Europa lo podemos comprobar en las calles de Berlín. Son muchos los edificios que nos recuerdan que en otra época fueron parte de un imperio, quienes vivían en sus calles, las decisiones del devenir del mundo.

Palacio de Charlottenburg Berlin

Palacio de Charlottenburg

Una visita podría empezar por el Palacio de Charlottenburg, levantado a principios del siglo XVIII y de estilo barroco, recuerda a otros palacios reales como el de Viena, Schönbrunn.

Este palacio real fue residencia oficial de Federico I de Prusia y su esposa Carlota Sofía. Fue el corazón del Reino de Prusia, aunque en un principio se consideró como palacio vacacional, un ampliación permitió convertirlo en la residencia real.

Su primer nombre fue Palacio de Lietzenburgo, pero a la muerte de Carlota, en su memoria se cambió el nombre y se pasó a llamar Charlottenburg.

Los jardines son impresionantes, una buena época para visitar el palacio es en primavera, en invierno se cubre de un manto de nieve.

Actualmente es un museo, donde se puede encontrar una de las colecciones más importantes de pintura francesa, así como la parte dedicada a la porcelana. También se puede visitar la habitación de Federico el Grande.

Puerta de Brandemburgo

Se puede llegar paseando desde la Puerta de Brandemburgo, atravesando el Tiergarten hasta la plaza Ernst Reuter, y desde allí hay que coger la avenida Otto Suhr.

Uno de los símbolos más reconocidos de Berlín, sin duda, es la Puerta de Brandemburgo, y esta puerta tiene una historia muy importante y de gran significado para la ciudad.

Puerta de Brandemburgo Berlin

Se levantó a finales del siglo XVIII, de nuevo bajo el Reino de Prusia. Se puede pensar sobre esta puerta que era conmemorativa de alguna victoria militar, como el Arco del Triunfo de París, pero no. Se concibió como una alegoría a los tiempos griegos, de hecho su diseño está basado en la acrópolis ateniense, la puerta principal de entrada a la ciudad.

La cuádriga que se encuentra en lo más alto de la Puerta de Brandemburgo, se la llevó Napoleón al ganar una batalla contra el Reino de Prusia, más tarde, las tropas prusianas pudieron recuperarla y traerla de vuelta a su lugar original.

Por la parte central de la puerta sólo podían pasar los reyes y su familia, pero el principio de la historia más negra de Europa, la II Guerra Mundial, o al menos la venida al poder a la cancillería de Hitler, propició que esa misma tarde miles de integrantes de las SS atravesaran la puerta, por primera vez no fue la familia real la única.

Parque de Tiergarten

Entre la Puerta de Brandemburgo y el Palacio de Charlottenburg está el gran pulmón de la ciudad, el Tiergarten. Un lugar increíble, debería ser obligatorio que todas las ciudades contasen con un bosque en el mismísimo centro, harían del paisaje urbano algo más natural y sano.

Tiergarten Berlin

El Tiergarten, no nos engañemos, como todos los grandes parques de las capitales europeas se concibió como coto de caza para uso y disfrute de la aristocracia, y obviamente, fue ideado en la época del reino de Prusia.

Es un auténtico remanso de paz donde se puede ver con mucha facilidad ardillas, también es lugar de reunión de berlineses, paseantes de perros. Pero además, es donde se encuentra el Palacio del Presidente de la República, conocido como Palacio de Bellevue, el Palacio de la Filarmónica, la Columna de la Victoria y limita con el Zoo de Berlín.

Columna de la Victoria

La Columna de la Victoria, se llama Victoria por un motivo, aunque yo creo que son dos, el primero es por que se erigió para conmemorar la victoria de Prusia sobre Dinamarca, y la segunda, porque la estatua que la domina es la diosa Victoria.

Cuando se fue a inaugurar, se acaba de vencer en otra guerra a Francia, y unos siglo más tarde este hecho pudo haber cambiado el transcurso de su historia.

La Columna de la Victoria sobrevivió a los bombardeos y casi total destrucción de Berlín en la II Guerra Mundial. En la toma de Berlín los franceses querían dinamitarla, hacerla volar por los aires, pero la oposición del bloque inglés y americano lo evitaron.

Aún así se llevaron relieves que había en su base y aludían a la victoria sobre las tropas de Napoleón.

Reichstag

Muy cerca de la Puerta de Brandemburgo y del Tiergarten se encuentra el parlamento alemán, el Reichstag.

Reichstag Berlin

Este edificio fue decisivo para la historia más reciente tanto de Europa como de Alemania, pero antes de contar esa historia, veamos cuál fue el origen. Fue el parlamento durante la época del Imperio Alemán y lo que después de la I Guerra Mundial se llamó República de Weimar.

Pero la historia que realmente lo ha hecho marcar un antes y un después es cuando en el año 1933 sufrió un incendio que el partido nacional-socialista pronto atribuyó a un militante del partido comunista. Los nazis le condenaron a muerte y fueron los grandes beneficiarios del suceso.

Los historiadores aún no han sido capaces de esclarecer quién fue realmente, pero todo parece indicar que fueron los propios nazis, para desacreditar de esa manera a los comunistas y socialdemócratas.

Y así, mostrándoles al resto del pueblo alemán como destructores de los elementos del estado. Un libro muy recomendable sobre esta parte de la historia de Alemania es Historia de un alemán de Sebastian Haffner.

Cúpula Reichstag Berlin

Hoy en día es sede del Parlamento Alemán, llama la atención por la cúpula restaurada por el arquitecto Norman Foster.

Se puede visitar, hasta hace unos años con llegar a una hora temprana por la mañana o la hora de la comida no hacía falta hacer cola. Pero en los últimos años por “motivos de seguridad” hay que registrarse dos días antes de visitarlo. La entrada es gratuita, y la web para inscribirse es la siguiente, https://visite.bundestag.de/BAPWeb/pages/createBookingRequest.jsf?lang=en

Unter den Linden

Unter den Linden es la avenida que va desde la Puerta de Brandemburgo hasta la plaza Alexander Platz, donde se encuentra la torre de Telecomuncaciones.

Más que avenida es un boulevard, y parece ser condenado al éxito, ya que siempre ha sido lugar de la vida cultural berlinesa. Su nombre traducido es Bajo los Tilos, árbol que adornaba sus paseos, pero que durante la Segunda Guerra Mundial dejaron de estar. Hasta que durante los años posteriores, al quedar este boulevard en la parte oriental pertenecía a la RDA, los volvieron a plantar.

Universidad Humboldt Berlin

Bebelplatz Berlin

Unter Den Linden Berlin

En su recorrido nos encontramos con algunos de los lugares más importantes de la ciudad.

La Universidad Humboldt, Museo de Historia Alemán, la isla de los museos, Ópera Cómica de Berlín, Bebelplatz, lugar donde los nazis quemaron miles de libros dejando clara su posición con respecto a la cultura.

El museo de la RDA, la catedral de Berlín, el Ayuntamiento Rojo, el memorial a Karl Marx y Friedrich Engels.

Ayuntamiento Rojo Berlin

Catedral de Berlín

La Catedral de Berlín, es de reciente construcción, pues se empezó a finales del siglo XIX y se acabó a principios del XX. Y es que como muchas catedrales se construyó sobre otra iglesia más antigua.

Esta catedral es de estilo Neoclásico, y llama mucho la atención tanto por su tamaño como por sus cúpulas con ese color verde tan característico del centro de Europa.

Catedral de Berlín

Nikolaiviertel

Nikolaiviertel o el barrio de Nikolai es el barrio más antiguo de la ciudad. El origen de éste, se encuentra a penas a cinco minutos de la plaza de Alexanderplatz.

De origen medieval se debía a que se encontraba en un camino de comercio. Fue totalmente reducido a cenizas durante la II Guerra Mundial, lo poco que vemos ahora está reconstruido, y en honor al barrio la Iglesia de Nicolás.

Nikolaiviertel Berlin

De todos es conocido lo que ha significado el mundo judío en Berlín, Alemania y Europa en general.

Nueva Sinagoga

Debido al aumento y la importancia de la comunidad judía en el siglo XIX se construyó la Nueva Sinagoga, es un edificio impresionante, de proporciones enormes, y es curioso, porque su estilo es una mezcla de estilos barrocos y árabe.

Es parte de la historia de Berlín pues allí tuvo lugar uno de los hechos de la época nazi, La noche de los cristales rotos, aquella noche los nazis persiguieron, asesinaron y quemaron tanto comercios como sinagogas judías.

El detonante de este hecho fue el asesinato por parte de un judío polaco al secretario de la embajada francesa.

El edificio actual es una reconstrucción del original, pues quedó en muy mal estado después de la Segunda Guerra Mundial. Se encuentra en Oranienburger Strasse, cerca de Hackescher Markt. Como curiosidad, siempre está vigilada por la policía.

cementerio judío Weissensee Berlin

Cementerio judío Weissensee

De la misma manera que se construyó una gran sinagoga debido al auge de la comunidad judía en Berlín, también se construyó a finales del siglo XIX el cementerio judío Weissensee.

Un lugar impresionante, por el tamaño, por cómo están dispuestas las tumbas, por la tranquilidad a la vez que inquietud que produce, se supone que hay alrededor de cien mil personas enterradas allí.

El musgo recorre las entrañas del lugar, la humedad, el verde, las lápidas indicando que algún familiar del fallecido murió en un campo de concentración.

Durante la II Guerra Mundial había que proveer al ejército alemán de armamento por lo que se necesitaban metales. Fue requerido a todos los habitantes que aportaran cazuelas, cadenas, cualquier metal, pero sin embargo, en el cementerio judío entraron sin pedir permiso para llevarse todos los metales que pudieron encontrar.

Se encuentra al este de la Alexanderplatz, cerca de la avenida Berliner Alle, en Herbert-Baum-Strasse 45.

La historia de Berlín es en gran medida la historia de Europa.

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies