Irlanda del Norte

Belfast, el conflicto eterno

Belfast murales protestantes

Belfast suena a gran ciudad, suena a un lugar duro y difícil, conflictos, católicos y cristianos, El Norte o Ulster. Desde luego que es un lugar diferente, pero que puede enseñar mucho.

Cuando se llega por carretera a Belfast en coche desde Dublín, decenas de banderas inglesas nos dan la bienvenida, a pesar que en la carretera no existe frontera alguna ni cartel que indique que ya no estemos en Irlanda.

La historia de Irlanda del Norte está marcada por la violencia en ambos bandos, los que se sienten ingleses y los que se sienten irlandeses. Y esa violencia está presente en la ciudad, los barrios católico y protestante, unidos y separados por un gran muro, como si de Berlín se tratase. Y esto sucede en una ciudad que a penas llega a los 250 mil habitantes.

Los murales, esa muestra de arte urbano que los turistas buscan como reliquia de su viaje, pero que son la historia aún muy viva de lo que allí sucede.

La historia de Belfast data de la Edad de Bronce, pero la historia que quizás más pueda contribuir a entender qué ha pasado y que sigue pasando allí, es la historia más reciente.

En el año 1920, después de que la isla se dividiera en dos debido a la independencia de Irlanda del Reino Unido, vuelven las tensiones entre la comunidad católica y la comunidad protestante. Los primeros se sienten irlandeses, los segundos se sienten británicos, esas tensiones tienen siglos de antigüedad.

Belfast Barrio Católico

Para ponernos en situación, hay que recordar que con la promulgación de las leyes relativas a la colonización británica, en 1609 se confiscaron tierras a los irlandeses. Estas fueron repobladas con protestantes que venían de Escocia e Inglaterra. No hay que olvidar que la religión de los irlandeses era el catolicismo romano. De alguna manera el polvorín ya llevaba siglos construyéndose.

A pesar que durante la Segunda Guerra Mundial Belfast fue bombardeada y seriamente dañada por la aviación alemana, la herida que más duele y más tensiones genera son las muertes que han sacudido la ciudad llevadas a cabo por los grupos armados de ambos bandos. Por la parte católica y quizás más conocido, el IRA y por la parte protestante los grupos paramiltares UDA (Ulster Defence Association) y la UVF (Ulster Volunteer Force).

Es difícil hablar en pocas líneas de un conflicto tan controvertido. Los católicos eran minoría en Irlanda del Norte, y por ello además de su sentimiento irlandés eran sometidos a grandes diferencias en los derechos con respecto a los protestantes. Esta situación los llevaron a organizarse en el NICRA, una organización civil con el propósito de defender los derechos de los católicos.

Los protestantes seguían haciendo manifestaciones por los barrios católicos con el beneplácito de la policía británica. Hasta que estas fueron acabando en enfrentamientos cada vez más violentos y extendiéndose por toda Irlanda del Norte.

Los orígenes del IRA (Irish Republican Army) son del año 1918, dos años después del levantamiento irlandés contra los británicos en Dublín. Ese año se decide la creación de un parlamento propio en Dublín, y se conforma el IRA, dando comienzo a la guerra entre Irlanda y Reino Unido para la independencia de Irlanda.

Belfast Barrio Católico

La independencia absoluta de Irlanda no se llevó a cabo hasta 1949, y ahí fue cuando dentro del Sinn Fein, partido que gobernaba el país se divide en dos entre los que quieren la unión completa de la isla y los que de alguna manera aceptan los tratados firmados con Inglaterra, con la división de la isla en dos.

En ambas partes de la isla el IRA comienza sus campañas de hostigamiento. Después de años duros en la década de los cuarenta y de los cincuenta, a penas habían conseguido seguimiento ni en Irlanda del Norte ni en Irlanda, de modo que su actividad cesa bastante. Pero hay un hecho que los devuelve a las armas. En el año 1969, los protestante de la UVF ponen varias bombas en infraestructuras diferentes implicando al IRA, a partir de ese momento la lucha armada se intensifica.

Hasta llegar a la actualidad, se han pasado por la época de las famosas huelgas de hambre, escisiones en el IRA, UDA, UVF, una historia compleja. La última víctima de este conflicto es del año 2011, y en la actualidad la violencia sigue latente, quizás ya no exista el terrorismo como tal, pero no deja de ser uno de los lugares más extraños del mundo, Belfast.

¿Qué ver en Belfast?

Obviamente, después de toda la historia que arrastra la ciudad, esa violencia se ha traducido en decenas de murales por la ciudad, pero especialmente en los barrios católicos y protestantes.

Los murales

Los murales más famosos se encuentran en la calle Falls Road, barrio católico, pero creo que lo más interesante es visitar ambos barrios y ver sus murales, puesto que cada mural sólo representa a un lado y no al otro, siempre conviene ver ambas partes.

Falls road Belfast

Barrio católico Belfast

El barrio protestante comienza en la calle Shankill Road. Hay taxis, los Black taxis (taxis negros) que por un precio determinado hacen un recorrido por los murales, pero normalmente estos taxistas pertenecen a una comunidad determinada. De modo que si se tiene coche, lo mejor es ir en el coche y recorrer los barrios en busca de los murales.

Shankill Road

Durante mi visita, he de decir que el ambiente en el barrio protestante era más irrespirable y tenso que en el barrio católico, en ese barrio se notaba más tranquilidad dentro de la tensión.

Belfast barrio protestante

Lo curioso entre esos dos barrios vecinos, pegados el uno al otro es que hay un gran muro que los divide, como el que hubo en Berlín, como el que hay en Palestina. Un gran muro dividiendo dos barrios de una ciudad de poco más de doscientos mil habitantes, una auténtica locura.

Muro que divide los barrios

Si nos salimos un poco del conflicto en Belfast, hay otras cosas que se pueden ver.

Ayuntamiento de Belfast

Está el Ayuntamiento de Belfast, con quizás uno de los edificios más grandes de la ciudad. La ópera de Belfast también es un bonito edificio que visitar.

Ayuntamiento Belfast

El centro de la ciudad es tranquilo y cuenta con una gran cantidad de calles peatonales, y en medio de ellas un gran centro comercial que se distingue del resto por la enorme cúpula que posee, Victoria Square Shopping Centre.

Belfast City centre

Belfast Victoria Square

Mercado de Saint George

El Mercado de Saint George es un típico mercado inglés con decenas de puestos de comida y mucho más, en los últimos años se ha vuelto muy popular, tanto que incluso hay puestos que venden paella.

Saint George Market Belfast

Belfast fue la ciudad con los astilleros más importantes del mundo, y fue allí, cuando en el año 1912 se construyó el mítico Titanic, con tal dramático final. Si queremos ir hasta los antiguos astilleros, antes haremos una parada en el Albert Memorial Clock, una torre de reloj, ligeramente inclinada de estilo gótico.

Torre Reloj Belfast

Titanic District

Más adelante, en la calle peatonal Queen´s Square (se encuentra en el medio de una plaza) nos encontramos casi de frente al Brigde End, un puente peatonal que nos llevará al Titanic District, el antiguo barrio de los astilleros que ha sufrido una importante transformación a lo moderno. Cuenta con edificios que son sede de importantes empresas consultoras. Pero justo a la izquierda de ese puente se encuentra una curiosa figura de un gran pez llamada Big Fish, está hecha con azulejos que muestran momentos diferentes de la ciudad de Belfast.

Big Fish Belfast

Poco queda de los antiguos astilleros, y como la modernidad lo convierto casi todo en moderno, las autoridades locales decidieron construir un moderno museo conmemorativo del Titanic, es bastante grande y cuenta con varias plantas con explicaciones diversas.

Titanic District Belfast

Museo Titanic Belfast

Consejos prácticos
Para llegar a Belfast se puede hacer desde Dublín por la autovía que las une. Como curiosidad, comentar que esta autovía tiene diferentes nombres por la parte de Irlanda que por la parte de Irlanda del Norte. También se indica en kilómetros en Irlanda y en millas en Irlanda del Norte, así que si se conduce hay que tener cuidado con la velocidad.

Ir a ver los murales tanto del barrio católico como protestante es algo impactante, hay que entender que el conflicto aún está vivo, y que debemos respetar y procurar no llamar en exceso la atención para evitar malestar en los habitantes de ambos barrios.

La moneda oficial de Irlanda del Norte es la libra esterlina y es expedida por el Banco del Ulster, siendo diferente a la libra que nos encontramos en el Reino Unido, su valor es el mismo.

Se puede ir y venir en el mismo día desde Dublín. Es más, una muy buena opción es combinar la visita a Belfast con la visita a La Calzada del Gigante. Es así como nosotros lo hicimos.

Alojamiento en Dublín

El alojamiento en Dublín es muy variado. Aunque no resulta barato, se pueden encontrar alojamientos con precios bajos en la calle Gardiner Street Lower, una buena opción es Avondale GuestHouse. Este alojamiento tiene incluido el desayuno irlandés.

Hay otro alojamiento que también merece la pena, es el Charles Stewart GuestHouse. Se encuentra justo al lado de O’Connell Street con Parnell Street.

Y como tercera opción, cerca de la zona de Temple Bar, pero sin estar metido ahí es el Handels Hotel Temple Bar. Antes se llamaba George Frederic Handel Hotel. Está situado en la parte más alta de Dame Street. A tan sólo dos minutos de la catedral Christchurch Cathedral, a 5 minutos andando de Saint Patricks Cathedral, y a la vuelta de la esquina de Temple Bar.

Si quieres ver otras opciones de alojamiento en Dublín, puedes mirar en este enlace, Alojamiento en Dublín.

Seguro de viaje

Cuando viajes siempre conviene llevar un seguro de viaje. Siempre pueden ocurrir situaciones en las que tengas un accidente, necesites un traslado médico o incluso medicamentos.

Si contratas el seguro de viajes haciendo click en el banner obtendrás un 5% en tu seguro por ser lector de Pasaporte para Viajar.

banner_naranja_300-x-250-def-con-ppv

Sobre mí

Raúl

Viajero incansable, hasta cierto punto obsesionado con los viajes. Siempre intento tener un billete de avión en la cartuchera.
Recuerdo el momento que por primera vez pisé el extranjero, tenía 18 años, ese fue un viaje de ida, aún quiero seguir conociendo más y más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies